Hace 59 años Fidel defiende ante la ONU el derecho de Cuba a decidir su propio destino

Hoy se cumplen 59 años de que el entonces Primer Ministro Fidel Castro Ruz defendiera el derecho de los cubanos a decidir su propio destino durante su discurso ante el XV período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas; en la misma sede donde por estos días se encuentra una delegación de la isla, que encabezada por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, realiza una intensa actividad diplomática en aras de lograr el rechazo total de la ONU al recrudecimiento del bloqueo económico del gobierno de los Estados Unidos contra el país caribeño.

Acompañado, entre otros, por los comandantes Juan Almeida Bosque y Pedro Miret, Fidel llegó a Nueva York el 18 de septiembre de 1960 y el día 26 de ese mes, realizó su primera gran intervención en el foro internacional de la ONU para denunciar la política agresiva del imperialismo norteamericano hacia Cuba.

Su alocución tuvo una amplia repercusión, pues aludía directamente a los millones y millones de personas sometidas a las diversas formas de explotación y fijaba ante todas las naciones, la posición de la mayor de las Antillas respecto a estos males.

Ante un auditorio acostumbrado a escuchar intervenciones breves y protocolares el carismático líder de 34 años pronunció un contundente alegato de más de cuatro horas, acompañado en numerosas ocasiones por aplausos, en el que expuso extensamente la realidad de Cuba antes y después del recién conquistado triunfo revolucionario.

Abordó además con valentía los principales problemas que aquejaban a los pueblos subdesarrollados, y a la humanidad, al punto de que un diplomático suramericano expresó que “la Isla del Caribe parece ahora un continente”.

El Jefe de la naciente Revolución Cubana no pudo dejar de mencionar cuanto de repulsa y condena merecía la permanencia de la ilegal Base de Guantánamo impuesta al pueblo de la isla, y el papel de la OEA que se había destacado por sancionar a Cuba y no a los Estados Unidos por sus agresiones.

Fue allí, en el propio recinto de las Naciones Unidas donde Fidel al mencionar los orígenes de las guerras, expuso de manera tajante y firme:

“ ¡ Desaparezca la filosofía del despojo, y habrá desaparecido la filosofía de la guerra “!.

Otra contundente muestra de reafirmación revolucionaria la dio el invicto Comandante en Jefe ante el auditorio heterogéneo de la ONU al dar lectura a la Declaración de La Habana, contentiva de los principios que la sustentaban. Su voz devino la más fiel expresión de un país que había hecho una Revolución con profundas raíces sociales, a 90 millas de la principal potencia imperialista.

Felicitaciones, abrazos, exclamaciones de apoyo a la isla y a su Revolución, fueron manifestadas por distintas delegaciones. Cuba representada en el podio de la ONU por Fidel había cumplido una misión histórica, de alcance internacional. Una victoria indudable de un pueblo que defiende su soberanía y continuará su rumbo indetenible por los caminos del Socialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *