Search
Friday 22 November 2019
  • :
  • :

Mi primera pañoleta

No me rendí hasta lograr que el nudo me quedara como el de mamá, ni muy ajustado, ni muy suelto. ¡Ella tuvo una facilidad desde el primer día para que aquella pañoleta azul luciera hermosa en mi cuello! Luego descubrí en una foto que la de ella fue de dos colores, pero yo estaba feliz con la mía, clarita como el cielo, como el mar que rodea esta Isla.

Y recuerdo ahora aquellos días cuando, camino al trabajo, escucho la emoción de los padres que esta semana colocaron por primera vez a sus hijos la pañoleta, un símbolo del camino vencido, pero también del que todavía resta por recorrer.

Los pioneros de hoy deben ser, como los de otros tiempos, amantes de la lectura, respetuosos, solidarios. Mientras a los padres y maestros correponde recordarles siempre su responsabilidad y disciplina. Sería válido incluso rescatar aquellas breves lecturas de las normas de educación formal que antaño se hacían en los matutinos, para que los niños martianos las recuerden y practiquen toda la vida.

Los pequeños que recién reciben sus pañoletas azules deberán esforzarse por alcanzar también en su momento la roja. Una prenda que deberá acompañarles hasta que concluyan la enseñanza primaria y que por tanto deben cuidar y no retirar de su vestimenta aún cuando el calor arrecie o ya se encuentren rumbo a casa.

Cuidar el uniforme y usarlo de forma correcta será también una forma de manifestar con orgullo su nivel escolar, pero también su respeto a la Patria y apego al estudio.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones