Search
Thursday 21 November 2019
  • :
  • :

Crítica, periodismo y pensar como país

Recientemente en mi perfil, en la red social Facebook (Elis Moliner), compartí mi opinión sobre la Cremería Libertad, entidad de la Gastronomía, que tras una remodelación resalta por su confort y acertada ambientación, pero que, en el momento de mi visita, adolecía del servicio idóneo para un espacio tan céntrico de la ciudad de Matanzas.

Ante el equilibrado comentario un usuario de la red expresó que no eran tiempos de  tantas críticas, sino de ayudarnos y pensar como país.

Tal sentencia me indujo a cuestionar si la crítica revolucionaria, la que nos enseñó el Apóstol, difiere de lo que el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, nos ha convocado en múltiples discursos y cito:

“Efectivamente, pensar como país, pensar Cuba, es que todos nos entreguemos en cuerpo y alma al servicio de la nación, sacando el mayor provecho de la fuerza más formidable y poderosa de la Revolución: la Unidad”.

En el libro del “profe” Julio García Luis: Revolución, socialismo y periodismo se esboza cómo en aquel VI Pleno de la Unión de Periodistas de Cuba, el 26 de mayo de 1986, Fidel Castro dijo: “Una crítica justa, oportuna, puede más que un Estado, que un Partido”.

Frase que demuestra la confianza en la prensa cubana y su llamado a participar de manera activa en el perfeccionamiento del sistema revolucionario.

Como bien expresó en el obligado texto de consulta García Luis, “(…) al soslayar  contradicciones y problemas reales, sustituyéndolos a menudo por un enfoque propagandístico y laudatorio, no se estimula suficientemente esa participación calificada, y de cierta forma provoca, por el contrario, la indiferencia y la pasividad social (…)”

Pues dentro de las funciones de la prensa cubana, más allá de informar, educar, alertar, movilizar, interpretar, investigar,  resalta la de opinar, como bien declarara la presidenta de la UPEC matancera, Yirmara Torres:

“Cuando se coacta a la prensa se le está negando cumplir su función. El debate sobre si la crítica debe o no ser en las redes sociales daría para largo. El papel que están jugando las redes sociales hoy en el periodismo no es algo que se entienda de un día para otro o por tener datos móviles en un celular corporativo. Pero es mi deber alertar, como presidenta de la UPEC en mi provincia, que nada ganamos con criticar a los periodistas que critican. Cuando se adopta esta actitud, de atrincheramiento, cuando se le niega a la prensa su derecho a criticar, se le está haciendo el juego a lo mal hecho…, que es un enemigo tan peligroso como ese Imperio que nos cerca e intenta ahogarnos”.

El anterior sentir no difiere de lo que en el 2013 durante el IX Congreso de la organización el entonces primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expresara al convocar a la práctica de un periodismo expresión de la cultura, del debate, que ofrezca caminos al conocimiento, al análisis y al ejercicio de la opinión y la crítica, exigente, tanto a la prensa como a las fuentes de información del cumplimiento de sus responsabilidades, y  capaz de brindar argumentos.

Igualmente Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba, expresó durante la sesión final de este sexto periodo ordinario de la VII legislatura del Parlamento, en La Habana, Cuba, el 18 de diciembre de 2010:

“Por eso, ¿secretismo?  No.  El que quiera guardar secretos de sus propias deficiencias que luche y dedique ese gran esfuerzo en evitarlas -me refiero a las deficiencias.

“Es decir, que los errores, si simplemente son analizados -como mencionábamos hace un momento- con honestidad, pueden transformarse en experiencias y lecciones para superarlos y no volver a incurrir en ellos”.

Y es que donde dejemos los periodistas zonas vacías, otros se encargarán de ocuparlas y manipular la información.

Entonces nos corresponde mirar más allá de lo aparentemente visible y escribir las historias desde el hueso y no desde la carne.

Esto equivaldría a un periodismo inconforme, analítico, que satisfaga las necesidades informativas del público, sinónimo de un reporterismo critico que alerte sobre el mal servicio en una entidad como la Cremería Libertad con el ánimo de que mejore, que al fin y al cabo es querer un futuro mejor, es pensar como país.

 




4 thoughts on “Crítica, periodismo y pensar como país

  1. Maido

    Coincido 100% con usted y es que por decir y “criticar” lo mal hecho nadie puede juzgar…Yo tuve una experiencia parecida en la cremería Bahía ubicada en Peñas Altas, el lugar muy bonito, todo confortable pero el servicio pésimo, estuve esperando casi una 1 hora desde que entré para que me trajeran el helado y en el horario en el que fui (un domingo a las 3:30 PM aproximadamente) solo habían 5 o 6 mesas ocupadas, la demora no tenía otro nombre que MAL servicio.

    Responder
    1. Yunielis

      Gracias Maido…realmente creo que todos queremos lo mismo una ciudad mejor, un país mejor y como periodista es mi función alertar sobre lo que atenta a la construcción de un mejor futuro

      Responder
  2. Roberto Pérez Betancourt

    Mi estimada Yunielis: No acostumbro a escribir comentarios sobre trabajos publicados, Pero en esta ocasión me llamó la atención el tuyo por el tema y por la redacción. Me parece muy oportuno tu trabajo, en relación con la evidente ausencia de trabajos críticos en nuestra prensa, incluida la radial. Los estudiantes de periodismo (quinto año, asignatura Periodismo literario) se quejan constantemente de que no les publican por alegaciones como las que hizo quien te llamó a pensar como país y a no criticar. Aunque no dices el nombre de este creyente del silencio, puedo estimar que se trata de alguien a quien no le gusta ser tocado ni por el pétalo de una rosa. Abiogo porque hagamos un taller con decisores de la prensa incluido, además de j{óvenes periodistas, estudiantes y veteranos del oficio para debatir sobre un tema necesario “Lo no publicable”, razones, motivaciones, prejuicios y etcéteras. Saludos y no pierdas la costumbre de seguir pensando como país , tus señalamientos críticos, pertinentes y fundamentados, ayudan. Los que abogan por el silencio son cómplices de lo mal hecho, de la desidia y de otras etcéteras…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones