No he podido estar en un mejor lugar… (+audio)

Cultos, estudiosos, pacientes, dedicados, metódicos, tenaces investigadores, organizados, cualidades que distinguen a los archiveros, profesionales encargados de la conservación y el empleo del patrimonio histórico-documental de los pueblos.

Maneras que junto a la humanidad, servicio, discreción y laboriosidad, distinguen a Isabel Teseiro Sotolongo, especialista del Archivo Histórico provincial de Matanzas (AHPM).

Más de 26 años entregados a una actividad que, unido al tiempo como profesora de Español-Literatura en la enseñanza media, conforman la vida laboral de esta matancera de finos modales, hablar pausado, en tono bajo y muy respetuoso.

“Aunque conocía del trabajo en el archivo, de la importancia de lo que aquí se atesora, llegué a la institución por una amiga que me recomendó porque realmente es muy rigurosa la selección para captar el personal nuevo”.

Y es que al decir de la especialista, existen tesoros que además de únicos, siempre emociona trabajar con ellos.

Consideraciones de una matancera que hace honor al archivero cubano, profesional al que se dedica cada 3 de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *