Search
Thursday 5 December 2019
  • :
  • :

Producto anticorrosivo de la Universidad de Matanzas contribuye a la sustitución de importaciones

Gracias a la comercialización de productos y servicios, que genera cada vez mayor demanda, la Unidad de Desarrollo e Innovación Centro de Anticorrosivos y Tensoactivos de la Universidad de Matanzas ha ahorrado al país en los últimos años alrededor de dos millones de pesos en moneda total, por concepto de sustitución de importaciones.

Harold García Betancourt, director de la organización, aseguró que el peso determinante en ese resultado lo asumen las disoluciones de fosfatados, comercializados al amparo de la marca Distin 504. Es nuestro producto estrella y muy demandado para la limpieza de superficies afectadas por corrosión en sectores como el transporte, así como de la industria energética y sideromecánica, significó el directivo tras precisar que en la modesta planta piloto, ubicada en el centro de altos estudios, entregan unos 15 000 litros cada mes.

Dicho producto anticorrosivo garantiza la limpieza superficial en las estructuras metálicas, lo que permite su posterior conservación, pues posibilita una mayor durabilidad en los sistemas de pintura, detalló.

Exaltó además el impacto de otros productos y servicios que ofrece el centro, como es el caso de la tecnología de los Sistemas de Protección Anticorrosiva y Conservación (Sipayc), que comprende la aplicación de cinco productos para atenuar los problemas de diseño anticorrosivo que presenta una determinada estructura o equipo, según sus requerimientos específicos y la agresividad corrosiva del entorno con el cual interactúa.

Es como un traje a la medida para utilizar en cada armazón, expresó García Betancourt al referirse a la filosofía del Sipayc, con el objetivo de incrementar la durabilidad de los dispositivos. La gama de productos incluye, además, los mástiques asfálticos modificados con polímeros, las ceras abrillantadoras y las grasas de conservación, y entre los principales destinatarios destacan la Unión Eléctrica, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio de Industrias y el sector azucarero.

Para ilustrar la aceptación de estos servicios y el beneficio de estrategias determinadas por especialistas del centro, mencionó su impacto en entidades como la Termoeléctrica Antonio Guiteras, la Fábrica de Transformadores Latino, la Fábrica de Fusibles y Desconectivos Eléctricos, las empresas de muebles Lidex y Minerva, el Museo de la Revolución, la Casa Natal José Antonio Echeverría, el Palacio de Junco y los puentes de la capital provincial, entre otros.

Tomado del periódico Granma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones