Search
Thursday 5 December 2019
  • :
  • :

El orden facilita la vida y evita la pérdida de tiempo (*)

Hace unos días conversaba en la terminal con un amigo, “profe”  de Matemática y analista social por cuenta propia. Me comentaba sobre una situación bastante común en nuestros días, pero no por ello menos preocupante: las personas de hoy pasan trabajo para cumplir con lo que les toca.

A colación vino entonces una anécdota ocurrida en una finca del municipio de Colón. Estaban unos cortadores de caña parados mientras la combinada retiraba el cultivo. Cuando la máquina entraba en el próximo surco, una de las dos ruedas rompía todo lo cosechado en la vuelta anterior, porque los responsables no lo habían recolectado.

Los jornaleros decían que ellos no trabajaban porque no les habían traído la merienda en toda la mañana, pero ellos tampoco habían laborado en ese tiempo. Quizás pensaron que la pereza merece recompensa. Es cierto que no habían merendado, pero tenían una pipa de agua a su disposición y al final les pagaron el jornal como si estuvieran trabajando, cuando solo conversaron.

Antes el trabajador no encontraba qué hacer, algunas veces el trabajo “se perdía del mapa”; ahora algunos trabajadores se detienen porque no desean trabajar y el trabajo se acumula de jornada en jornada.

Muchas razones esbozan ciertos ciudadanos de nuestros días sobre su falta de disposición para trabajar; cuantiosas situaciones presenciamos a diario y quedamos inconformes por estas, ¿una de las razones?: la  falta de orden.

El orden, la disciplina y el correcto desenvolvimiento de cada proceso, son vitales para un buen resultado, desde lo individual hasta lo social.

La familia desempeña un importante papel en la construcción de un ser social sano en sus principios y emociones.

¿Qué ha ocurrido al interior de este grupo? ¿Cuáles son las principales carencias espirituales del cubano actual? La falta de dinero o cualquier otro recurso material no es suficiente para opacar un proyecto de vida sólido.

Una persona desordenada e incumplidora en el plano individual, es probable que lo sea en su rol social.

Es preciso trabajar para el logro de una dinámica familiar sana, que cultive individuos capaces de aportar ganancias a la sociedad donde viven. Una persona motivada, consciente de su rol, con una vida propia ordenada, impacta de forma positiva cada medio en que se desenvuelve.

Cierto es que a los seres humanos nos indignan con más frecuencia los errores ajenos que los propios, pero un autoexamen diario del cumplimiento de los deberes nos mantendrá más ocupados en hacer lo que nos toca en el tiempo preciso.

(*) Proverbio italiano




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones