Search
Friday 13 December 2019
  • :
  • :

Felix Varela, el primero que enseñó a los cubanos a pensar en el patriotismo

Félix Varela y Morales, también conocido como el padre Varela, nació en La Habana el 20 de noviembre de 1788. Fue un sacerdote, maestro, escritor, filósofo y político cubano que tuvo un importante desempeño en la vida intelectual, política y religiosa en la Cuba de la primera mitad del siglo XIX.

El primero que enseñó a los cubanos a pensar en el patriotismo. Estudió Filosofía y Teología en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio y en la Universidad de La Habana. En 1811, ya sacerdote, ocupó la cátedra de Filosofía de la primera de esas instituciones.

Fue el primer pensador cubano que planteó la necesaria separación de España, la lucha por la independencia y una radical modernización de la enseñanza en el país. Fundó el primer periódico independentista cubano, El Habanero.

Diputado a las Cortes de Cádiz en 1821, en representación de Cuba, defendió el derecho a la autonomía de los territorios americanos, propuso la abolición de la esclavitud en la Isla y la modernización de la enseñanza.

El retorno español al absolutismo monárquico lo condenó a muerte. Huyó de España y se estableció en Estados Unidos. Desde allí se consagró a fomentar el independentismo en los cubanos.

Junto a notables pensadores criollos publicó el Mensajero Semanal (1821-1831), destinado a educar y preparar a la población para empeños futuros. Con 24 años de edad, el padre Varela fue nombrado por el obispo Espada profesor de Filosofía, Física y Ética en el seminario. Allí preparó el primer laboratorio de Física y Química que tuvo el país: cajas galvánicas, tubos de ensayo, máquinas neumáticas, sistema planetario móvil y otros instrumentos para la enseñanza de las ciencias mediante la experimentación.

Enseñó con los métodos pedagógicos más adelantados. Pese a que, según testimonio de José de la Luz y Caballero, dominaba el latín como su propia lengua. Renovó la enseñanza de la época utilizando el español en sus clases y libros, en los que abandonó el escolasticismo imperante por la filosofía electiva e introdujo la experimentación en el estudio de las ciencias.

Dio mucha importancia a que sus alumnos aprendieran a razonar con sus propias cabezas; lo importante es que aprendan a pensar y a decidir por sí mismos. Por eso, el destacado maestro José de la Luz y Caballero, discípulo de Varela, dijo: “Mientras se piense en la isla de Cuba, se pensará en quien nos enseñó primero a pensar”.

Varela abrió el camino de la educación para todos cuando dijo:

“La necesidad de instruir a un pueblo es como la de darle de comer, que no admite demora… Quién puede negar que es más ilustrado un pueblo en que todos saben leer y escribir”.

Varela formó en las aulas del Seminario San Carlos a los mejores hombres de su época. Los frutos de su labor como maestro se muestran en aquellos patriotas como José Antonio Saco; Domingo del Monte, literato y protector de escritores y artistas, y José de la Luz y Caballero.

Heredero de las enseñanzas de estos hombres y a su vez alumno del seminario fue también Rafael María de Mendive, el maestro de Martí.

Escribió el primer libro para la enseñanza de la Física moderna en Cuba y uno de los primeros en América. En 1816 creó un gabinete de Física para experimentos demostrativos con fines docentes en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio, donde impartía sus clases. Sus lecciones de Filosofía aplicada a la Química y la Física revolucionaron la enseñanza con su método explicativo.

Al padre Varela lo recordaremos siempre, por su legado, sus enseñanzas y el amor infinito a la Patria. Y tal como él señalaba “el amor que tiene todo hombre al país en que ha nacido, y al interés que toma en su prosperidad, le llamamos PATRIOTISMO”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mostrar Botones
Ocultar Botones