Parque Científico: de la teoría a la práctica

Prometedoras son las tareas que durante los últimos tiempos ocupan a la Universidad de Matanzas. Y es que unido a la docencia, la casa de altos estudios se enfrasca en la implementación de proyectos innovadores que apuestan por el desarrollo económico del territorio.

El Parque Científico Tecnológico, que recién celebró sus dos años de fundado, constituye un ejemplo de cuánto se puede hacer si la práctica y la academia avanzan de la mano en función de alcanzar los mismos objetivos.

Así lo demuestran los resultados de las 22 empresas e instituciones vinculadas a la Universidad mediante este Parque Científico en torno a proyectos de innovación capaces de fomentar, no solo la integración y el crecimiento del proyecto, sino también de las propias empresas y entidades que lo componen.

¿El proyecto líder? Bienestar, que con el objetivo de informatizar los procesos de Trámites y Servicios que brindan los organismos y entidades del Gobierno a la población, logra abarcar las circunscripciones, consejos populares, municipios y más de 290 entidades de la provincia.

Teoría y práctica consiguen así ahorrar cuantiosos recursos materiales y humanos mediante el uso eficiente de las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones, al decir de la Doctora Leyda Finalé de la Cruz, rectora de la Universidad de Matanzas.

Pero la docencia también se beneficia con estos convenios. Y es que diez asignaturas optativas se ofrecen cada curso a los estudiantes de Ingeniería Informática por parte de especialistas de las empresas del Parque Científico Tecnológico categorizados como profesores.

A su vez se desarrollan 21 tesis de grado y una maestría vinculadas a esta iniciativa. También los alumnos realizan las prácticas profesionales en estas empresas y tareas de impacto que impulsan los proyectos de informatización, desarrollo y comercialización de varias aplicaciones informáticas.

Aunque el mayor reto es pasar el Parque Científico Tecnológico de la Universidad de Matanzas a una nueva forma de gestión como Sociedad Mercantil, los resultados son palpables y deben constituir hoy un orgullo  para los matanceros y un ejemplo para otras universidades del país.

(Con información de El Universitario)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *