Monserrate en Monserrat: desde el lente de Chuchi

Del  ocho al 31 de diciembre  se expone en la Emita de Monserrate y en la galería Pedro Esquerré de la ciudad de Matanzas la muestra fotográfica de Jesús Martínez León (Chuchi) que lleva por título Monserrat en Monserrate.

La muestra recoge una serie de instantáneas tomadas por el artista en su visita al Monasterio benedictino Santa María de Monserrat, ubicado en la provincia española de Barcelona, sitio patrimonial que guarda estrechas relaciones con la Ermita de Matanzas.

Cuando se cumplen 144 de la fundación del sitio matancero, Chuchi tributa esta secuencia de fotos en honor a la huella catalana de Matanzas.

Jesús Martínez León ha sorprendido a la comunidad fotográfica con su trabajo realizado en Canadá. Este fotógrafo deja impresionar su lente por la arquitectura de los grandes edificios.

Las gráficas de Chuchi, trasmiten esa tranquilidad espiritual que el ser humano requiere en tiempos tan convulsos, los nuestros.

El fotógrafo explicó a Radio 26 que “los reflejos de luces entremezcladas con las líneas de las columnas que integran las estructuras constructivas de los edificios, el aprovechamiento de la delicada penetración de la luz, que los cristales proyectan hacia el espacio, son los elementos utilizados por él donde logra la comunicación: obra, observador y placer”.

“Es un homenaje durante mi visita a España a las tradiciones ibéricas en Matanzas”, agregó.

Chuchi ha expuesto su obra en diferentes galerías de arte del mundo como Canadá, Vilanova i la Geltrú-Barcelona, étcetera. Su trabajo ha sido premiado en varias ocasiones y publicado en numerosos libros y revistas. Fotos suyas ambientan el stand de Matanzas en Expo Cuba, el Seminario Evangélico de Teología de Matanzas, salones en hoteles del balneario de Varadero y la Oficina de Asuntos religiosos del Partido Comunista de Cuba.

Entre las figuras mundiales más destacadas que poseen obras suyas están Fidel Castro Ruz, y embajadores de Alemania, Rusia y Francia. También ha obsequiado algunas de sus obras a obispos de Canadá y Estados Unidos e instituciones religiosas de América Latina, Europa y Asia.

Actualmente labora como responsable del departamento de publicaciones del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas, entre otros roles, unido a su continua colaboración con el Casal Catalán de Matanzas.

El Monasterio de Montserrat es el lugar donde se venera a La Moreneta,  la Virgen de Monstserrat, patrona de Cataluña. Se encuentra en la enigmática Montaña de Montserrat dentro de la provincia de Barcelona.

Situado aproximadamente a veinte  kilómetros al noroeste de esta región, en el centro geográfico de esa parte de España conocida como Cataluña, el monasterio y santuario se ubica contra una montaña no muy común, llamada Montserrat, palabra catalana que significa “montaña aserrada”, o “cortada por una sierra”, debido a que sus numerosas formaciones de roca lucen desde lejos como los dientes de una sierra.

A diferencia de cualquier otra montaña en el mundo, dichas formaciones, son altísimas y lisas, en forma de gigantes dedos de una mano que se eleva en oración.

“Parecerían como si las hubiera tallado y formado una mano prodigiosa. Estas montañas son una atracción perenne para los trepadores de montañas, quienes se sienten retados por la subida casi perpendicular”, explicó el fotógrafo a Radio 26 cuando relata la visión gráfica del lugar.

El Santuario está situado en las alturas y solo lo rebasan los picos altos. Sin embargo, el monasterio sufrió una destrucción casi total durante la invasión Napoleónica. Dicha destrucción la completaron aún más las guerras civiles y los disturbios revolucionarios.

Con la profanación del monasterio, los monjes se mudaron hacia otras fundaciones, pero regresaron con vitalidad renovada, y en poco tiempo terminaron la reconstrucción. Las estructuras se salvaron de la Guerra Civil Española, que duró desde 1936 hasta 1939.

“El accidentado relieve de la montaña de Montserrat hace que la construcción del Santuario sea irregular. Su conjunto arquitectónico está integrado por dos grandes bloques de edificios: la basílica, junto con las dependencias monásticas, y las construcciones para turistas y peregrinos”, cuenta Chuchi a Radio 26 sobre su recorrido por el sitio histórico.

“Resulta imposible recorrerlo en un día, y yo lo recorrí de una punta a otra en sólo 24 horas, en aras de aprovechar el tiempo y poder fotografiar todo el monasterio, es un lugar muy silencioso a pesar de ser visitado diariamente por miles de turistas, se respira mucha paz, es una especie de templo donde la energía confluye y juega con el alma del visitante, quizás esa energía me motivó a traer esta nueva propuesta hasta la Ermita matancera”, confesó.

La Virgen María es madre de todos los pueblos. En Cataluña, España ella se conoce como la Morenita de Montserrat, quien desde las alturas de su sierra invita a todos a la santidad.

Existe evidencia histórica de que en el año 888 fue establecida en Montserrat una capilla dedicada a la Madre de Dios. Doscientos años más tarde, en 1025, unos monjes Benedictinos establecieron un monasterio allí y se hicieron cargo del santuario y de brindar hospitalidad a los miles de visitantes que viajan allá cada mes para honrar la antigua estatua de Nuestra Señora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *