Teatro Sauto, un valor agregado para la enseñanza artística

La enseñanza artística de nivel elemental tuvo la dicha este miércoles de presentar en el teatro Sauto de Matanzas su puesta Cascanueces, pieza vista ya en otro escenario de la ciudad, pero que adquirió un matiz especial en las tablas del Monumento Nacional.

La oportunidad fue bien aprovechada por los estudiantes de segundo, tercero, cuarto y quinto años de la especialidad de ballet de la Escuela Vocacional de Arte (EVA)  Alfonso Pérez Isaac,  ansiosos de compartir por primera vez su técnica y talento en el principal escenario de la urbe de puentes y ríos.

La joven bailarina Nadila Estrada Pérez expresó su satisfacción en bailar en el Sauto, un espacio maravilloso que anhelaban desde que comenzaron sus estudios en la EVA hace cinco años.

“Espero regresar este curso y en las venideras  etapas de mi vida, como estudiante o profesional. El Sauto es un gran y bello teatro”, aseguró la estudiante de quinto año,  quien continúa ensayando fuertemente para  su posible presentación en  la edición 25 del Encuentro Internacional de Academias para la enseñanza del Ballet en La Habana.

Estrada Pérez interpretó a la soberana de los dulces, el Hada Garapiñada acompañada de su  Caballero, papel que nuevamente asume Ahmed Álvarez en el pas de deux que arrancó los aplausos del público por la entrega y nivel artístico.

Cascanueces, una suite en dos actos bajo la dirección general de Yanet Rodríguez Díaz,  propició además un acercamiento a los festejos navideños a través de una maravillosa aventura que involucra personajes y danzas con un final feliz.

“Esta será la nueva línea de la especialidad, aseguró Rodríguez Díaz, quien dirige esta enseñanza artística en la EVA, trabajaremos los ballets clásicos y los presentaremos en el Sauto, para los estudiantes y los profesores ha sido fantástico aunque requiere de mucho trabajo de los alumnos y el claustro, pero al final se ven los resultados”.

Y precisamente el esfuerzo de los noveles bailarines, las horas de ensayo, el apoyo incondicional de los padres y la exigencia de los profesores se hizo notar en la obra Cascanueces, un regalo navideño que cerró esta primera etapa del curso.

“Los días 10, 11 y 12 de enero próximo los estudiantes de primero, segundo y tercer año de  ballet van a participar con la compañía Prodanza, que dirige la maestra Laura Alonso en un montaje también de Cascanueces y para finales de curso presentaremos en el teatro Sauto el ballet clásico La Bella Durmiente”, precisó Yanet Rodríguez.

Nuevas propuestas de la enseñanza artística del nivel elemental  formarán parte a partir de este diciembre de la programación del teatro Sauto, un sitio que por su condición de templo cultural le ofrece un valor agregado a cada presentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *