Recuerdos del triunfo de Henequeneros sobre Camagüey en 1991

Henequeneros aparece como el conjunto de la provincia de Matanzas con
mejores resultados en Series Nacionales de Béisbol, con tres títulos
de campeones, un segundo lugar y un tercero.

La primera de esas coronas ocurrió en la temporada de 1969 a 1970,
bajo el mando de Miguel Ángel Domínguez, adornada con aquella frase
histórica de “Henequeneros campeón, Matanzas un millón”, que
repercutía en los cañaverales como un regalo al esfuerzo de los
macheteros matanceros enfrascados en la más importante zafra de la
historia.

Luego de un lapso de 19 años para que otro equipo de la provincia
discutiera un certamen del país, aparece de nuevo Henequeneros en la
final de 1988-1989, dirigido en esta ocasión por Gerardo “Sile” Junco,
para ocupar el cuarto puesto, superado por Santiago de Cuba,
Industriales y Granma.

Ese mismo equipo en la temporada siguiente vence a Santiago de Cuba,
en cuatro de los seis juegos escenificados y  gana el campeonato del
país y repite la dosis un año después, pero ante Camagüey.

El segundo éxito consecutivo en Series Nacionales del equipo matancero
Henequeneros tuvo su epílogo el día 19 de febrero de 1991 en el
estadio Cándido González Morales, de la ciudad agramontina.

En esa Serie #30, de 1990-1991, los del henequén ocuparon la segunda
posición de la zona occidental, por lo que le tocó en la primera ronda
de semifinales de tres juegos, ganar dos, con Santiago de Cuba, primero
oriental, mientras que el otro enfrentamiento era entre el Habana,
líder del Oeste y Camagüey, segundo del Este.

Los matanceros derrotaron rápidamente a los santiagueros en dos
encuentros y Camagüey también ganó dos a uno al equipo habanero. En la final los
discípulos de “Sile” Junco fueron muy superiores a los camagüeyanos al
vencer en cuatro de los cinco encuentros que desarrollaron.

Esta serie entre camagüeyanos y matanceros comenzó el día 14 de
febrero de 1991 en el estadio Victoria de Girón con aplastante triunfo
de Henequeneros once carreras por tres, con Jorge Luis Valdés en la
lomita y destaque ofensivo de Lázaro Junco y Julio Germán Fernández,
quienes conectaron un jonrón cada uno.

Al siguiente día, en un choque que se extendió a doce entradas, marca en
aquel momento en postemporadas, los zurdos Buenafé Nápoles y Carlos
Mesa se enfrascaron en un duelo que ganó Camagüey cuatro anotaciones por
tres.

Fernando Sánchez.

Las acciones se trasladaron para el estadio Cándido González el día 17
de febrero, partido ganado por Henequeneros siete por cinco, con buen
desempeño del derecho Rolando Hernández Subiaurt y jonrón decisivo de
Carlos Kindelán. La derrota fue a la cuenta de Fernando Tejeda.

El día 18, de nuevo “Tati” Valdés estuvo inmenso y venció a los
locales cuatro carreras por cero con sólo tres días de descanso. Perdió el
desafío Andrés Luis Martínez.

El cuarto éxito y decisivo tuvo lugar en la siguiente jornada cuando
Carlos Mesa se hizo justicia y venció diez por uno. La única anotación de
los de la tierra de “El Mayor” fue un jonrón de Miguel Caldés.

Como notas destacadas de ese “play-off” recordamos que en el primer
desafío en el Victoria de Girón, José Estrada bateó de cinco-cinco y
Armando Dueñas produjo dos sacrificios de flay; que en el encuentro
del día 18 Valdés ponchó a nueve y no dio bases por bolas y que en los
cinco juegos los del “henequén” conectaron 70 inatrapables a un
promedio de 14 por encuentros.

Un año después vuelven a verse las caras Henequeneros y Camagüey, pero
en la etapa semifinal y los muchachos de “Sile” Junco vencen en tres
de los cuatro juegos escenificados. La final fue ante Industriales con
el que cayeron en cinco juegos, para tener que conformarse con la
medalla de plata.

Este equipo Henequeneros, entre 1988 a 1992 fue el más consistente
ganador de nuestros campeonatos, período en el que alcanzó 101
triunfos y perdió 43 veces para promedio de 701.

En las cuatro campañas mencionadas tuvo balance en postemporada de 15
victorias y trece derrotas, desglosados estos números en seis ganados de diez
ante Santiago de Cuba; siete de nueve frente a Camagüey; dos de siete con
Industriales y dos derrotas sin triunfos en su único tope frente a Granma.

Fueron estas las cuatro series de postemporadas en las que intervino un
equipo de Matanzas hasta que 20 años después lo hicieran los actuales
Cocodrilos bajo la conducción de Víctor Mesa, en la Serie LI
(2011-2012), con un tercer puesto.

2 comentarios

  • Euripides José Quiñoy Guerra

    Debían ampliar la información con las restantes temporadas de Víctor Mesa y la primera de Figueroa después, que siempre estuvieron entre los 4 primeros y 2 subcampeonatos. Honor a quién honor merece.

    • Emilio Macías y Mayra Amaro

      Estoy de acuerdo con tu comentario porque Victor Mesa es merecedor de este triunfo de los Cocodrilos , hoy frente a Camagüey por su gran contribución al Equipo de Matanzas que lo llevó a los primeros puestos de la Pelota Cubana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *