La clandestina bestialidad

¿De verdad que hay algún ser que crea que los actos vandálicos u otras bestialidades que se les ocurra a un grupúsculo despreciable van a tener seguimiento popular en #Cuba, que alguna persona decente se hará eco de sus consignas o mensajes horrendos?

Cada día reafirmo más mis convicciones revolucionarias porque observo que sus acciones son la imagen objetiva de lo que piensan y de cómo destrozarían a la Patria y a las familias cubanas.

Lo único que sé es que no demuestran ningún conocimiento de las esencias patrióticas de nuestro pueblo. Son gente frustrada, aislada, con malos instintos y pésimas actuaciones, groseros y vulgares, vagos en muchos casos, que buscan plata fácil sin trabajar, en fin, mercenarios de la peor estirpe, aliados al imperio.

La mal llamada mayoría de ellos está a 90 millas, justificando el dinero que le pagan. Y digo mal llamada, porque allí en #EEUU hay muchos cubanos decentes, que quieren a su familia y buscan la paz y el buen camino de las relaciones entre ambos países.

No sabe esa gentuza qué va a hacer, pero cada vez es peor, por lo cual merecen una condena enérgica.

José Martí, Maceo, Céspedes, Fidel, Camilo, Che Guevara, la adorada bandera cubana, el Himno Nacional y el escudo de la Palma Real son ¡venerados! Representan los sentimientos terrenales, inspirados en esos grandes sacrificios y esperanzas que nos hacen ser mejores personas y por los que están dispuestos a luchar la verdadera mayoría de los cubanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *