Se decidirá la final en el Cándido

Otra vez se quedó el estadio Victoria de Girón con ganas de festejar el triunfo de sus , que ante una afición que abarrotó las gradas desde las 10 y 30 am no lograron rematar al equipo de Camagüey.

En una jornada donde el pitcheo abridor fue decisivo para garantizar la victoria, el lanzador Freddy Asiel Álvarez no logró controlar en su apertura a la ofensiva contraria y le ofreció el aliento necesario a los Toros que ganaron 9×6 a los anfitriones.

Lázaro Blanco, por su parte, contuvo a los matanceros durante siete entradas, que precisamente en este capitulo intentaron descontar.

De nada sirvió la remontada sino para reafirmar aquello de que las carreras que no haces te las fabrican y en el momento de la verdad termina costando.

Sin embargo, para muchos de los aficionados el consuelo de las seis carreras fue suficiente para mantener el sueño del triunfo y disipar esos fantasmas de la derrota atados al equipo.

Hoy se trasladaron los conjuntos hacia Camagüey para reanudar este sábado, en la tierra de los Toros, la final de la pelota cubana.

Matanzas intentará dar mate a los agramontinos que de regreso en su tierra tienen la posibilidad de hacer historia remontando en una play con parciales de 3-1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *