Atender bien a los trabajadores es lo que importa

La calidad en las prestaciones de este hotel se asocian a la óptima atención ofrecida a los trabajadores.

VARADERO.- La máxima de que atender bien a los trabajadores es lo que cuenta guía el presente de directivos y empleados del hotel Royalton Hicacos, la instalación más premiada de este balneario, el principal destino de sol y playa de la Mayor de las Antillas.

Cuando de apostar a la calidad se trata, “solo la gestión óptima del personal puede llevarnos a conseguir desempeños cualitativos, que es igual a mantener los estándares exigidos por la cadena internacional con la que trabajamos, la Blue Diamond, asegura Amaurys Echavarría, secretario del Buró Sindical del hotel perteneciente a la cadena Cubanacán.

Afirma Amaurys que la calidad es una suerte de cristal, que suele quebrarse por cualquier motivo. En el turismo, dice, eso hay que evitarlo siempre. Si alguien tuvieras dudas, sugiere, debiera fijarse en la frase del multimillonario británico Richard Branson: “Los clientes no son lo primero.  Lo primero son los trabajadores. Si cuidas de tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”.

Las ferias comerciales son habituales en el Royalton Hicacos.

Inspirados en ese concepto, en el Royalton Hicacos se hospeda una manera particular de tratar a sus hombres y mujeres. Junto con la ocupación por los trabajadores enfermos, hay un programa por aliviarles la vida.

El Día del Bienestar clasifica entre los mejores ejemplos. “Darle masajes a los trabajadores es una de las acciones más recibida en un lugar donde es muy grande la intensidad de cualquier labor, ya sea la que realizan las camareras de piso o de área, los dependientes, los piscineros…”

Masajes en el Día del Bienestar.

Permanecer la mayor parte del tiempo en su colectivo supone llegar muy tarde a la casa, justo cuando los comercios ya han cerrado. Ese inconveniente hizo pensar en abrir una tienda solo para el personal de ahí. “La iniciativa surgió en el hotel Meliá Varadero. Nos pareció genial y enseguida la aplicamos aquí. Ha tenido un impacto muy grande, sobre todo en las mujeres”.

Un orgullo infinito siente Amaurys en referirse a la materialización de una cafetería también para los hombres y mujeres de su hotel. “Nadie se nos adelantó. Esta sí fue la primera surgida en Varadero y es libre de costo”, reitera emocionado.

La cafetería complace.

Alternativas como estas y otras son las responsables del buen estado anímico con el que todos los días se atienden en el Royalton Hicacos a visitantes extranjeros y nacionales, que en los comentarios en diferentes plataformas web citan al hotel entre los tres mejores de la afamada Playa Azul.

Nada, que a la hora de sacar cuentas de los factores que pudieran estar afectando la calidad, habría que preguntarse cómo se gestiona a los trabajadores. Ya se ha dicho, empleado contento, rinde por dos.

  • Fotos: De Amaurys Echavarría y de la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *