Cuenta el Patakín que en Sauto fue…

Foto: Ayose Naranjo García

Foto: Ayose Naranjo García

El Patakí o patakín, en su lengua original, es una historia que transmite una leyenda o enseñanza proveniente de la filosofía yoruba.

Los Patakíes o Patakines son narraciones orales de la fe del Lucumí y sus historias religiosas, los iniciados de la santería usan estas fábulas cortas para enseñar e ilustrar una lección moral.

Algunos patakíes cuentan el nacimiento o la muerte de un Orisha, otros describen o narran las relaciones entre ellos o simplemente sirven para explicar la versión yoruba sobre la creación del mundo natural.

Estas historias ofrecen consejos a los seguidores sobre cómo abordar los problemas de la vida. Las lecciones morales del patakí tienen una variedad de temas, como respetar a tus mayores, cómo ser humilde y agradecido por lo que tienes, no subestimar a tu enemigo, saber quién es tu amigo y quién no, por ejemplo.

Los patakis son parte de la enorme mina de literatura oral Lucumí, y así, contando historias desde el baile y la oralidad llegó durante el fin de semana al Teatro Sauto de Matanzas el espectáculo Patakín del Conjunto Folclórico “Raíces Profundas” de La Habana.

Una mezcla del folclore yoruba con otras tendencias y  estilos de la danza y la teatralidad confluyeron en esta propuesta cultural de fin de semana en el legendario Monumento Nacional de la ciudad de Matanzas.

Foto: Ayose Naranjo García

Foto: Ayose Naranjo García

Toda una invitación para disfrutar del baile y cantos afrocubanos calados en nuestra cultura con raíces profundas amenizaron esta propuesta bajo la dirección de Ibdolidia Ramos.

Emilio Yasmel Hernández, a su cargo la coreografía general. Foto: Ayose Naranjo García

Emilio Yasmel Hernández, a su cargo la coreografía general. Foto: Ayose Naranjo García

Con coreografías de Emilio Yasmel Hernández, la danza de “Raíces Profundas”, entre tambores añá, cánticos rituales, gestualidades y evocaciones desprendió misticismo y encanto desde la platea hasta la cazuela del monumental teatro.

Así transcurrió la presentación del domingo, con elementos bien intencionados hacia la narrativa oral y gestual que relataron historias sobre la creación del universo, la fornicación entre deidades africanas, el parto, la maldición, la sensualidad femenina o la virilidad e incontinencia masculina que explican según los preceptos del yoruba muchos aspectos de la realidad actual.

Los bailarines demostraron en el Sauto dominio para danzar, pero más que eso manifestaron  la lógica temática de transmitir un importante legado a través de las danzas heredadas por nuestros ancestros y la gestualidad de los géneros populares con una verdadera exaltación de la importante historia del legado africano en Cuba.

Foto: Ayose Naranjo García

Foto: Ayose Naranjo García

Foto: Ayose Naranjo García

Foto: Ayose Naranjo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *