Para que a pesar del bloqueo tengamos electricidad

La corriente eléctrica, esencial en la vida del hombre moderno, resulta de un proceso que requiere además de la fuente energética para su generación, de dispositivos, medios técnicos y sus componentes, así como instalaciones que para Cuba, país sometido al más férreo bloqueo que el mundo y la historia conocen, resultan de difícil adquisición.

El programa de electrización de la isla iniciado por la Revolución cubana, precisa de inversiones y planes de mantenimiento que hoy con el recrudecimiento del extraterritorial cerco estadounidense, resultan todo un reto.

El ingeniero Jesús Rey Pérez Crespo, director de la Empresa Eléctrica de Matanzas al referirse al tema destacó que la provincia no tiene aprobada inversión o ampliación alguna para este 2020.

“Las restricciones que vive el país a causa de la persecución y asedio de la administración Trump a quienes comercian equipos o partes con Cuba, sólo nos permite realizar el mantenimiento preventivo a partir de los diagnósticos que se hacen.

“Igualmente nos impide las inversiones a terceros. Tenemos solicitudes de la Delegación de la Agricultura, de Recursos Hidráulicos y AZCUBA, entre otros organismos pero no tenemos como adquirir los recursos esenciales en el proceso”.

Dentro de esos recursos sobresalen los transformadores, convertidores cuyo precio en el mercado internacional oscila entre los mil 500 y dos mil euros.

“Hoy estan instalados 15 460 transformadores en la provincia, pero aún tenemos obras de AZCUBA, por ejemplo, que se terminaron desde el año anterior y cada una de ellas lleva tres transformadores como mínimo para su actividad productiva.

“Transformadores del sistemas de riego de la Agricultura y de la Empresa de Cítricos que se dañaron en la primavera anterior, no se han podido reponer y existen otros que se retiraron de determinadas obras para resolver problemas en el sector residencial y no se han devuelto aún”.

Decisiones que aunque inciden en la producción y la economía, se aplican para evitar el molesto apagón en el sector residencial, el mismo que está en el deber de incrementar las medidas de ahorro energético.

Y es que según Pérez Crespo, más allá del precio de cada transformador, la mayor dificultad está en el incumplimiento de contratados de los proveedores, amenazados por el gobierno de los Estados Unidos de recibir sanciones por comerciar partes o equipos con Cuba.

“En estos casos tenemos que buscar alternativas con terceros y entonces el precio se incrementa. Así nos está ocurriendo con los postes altos que se emplean en la red electroenergética”.

Situación de inestabilidad y restricciones que le genera el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos a quienes defendemos el derecho de vivir en esta isla sin más gobierno que el que elegimos democráticamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *