Estrellas de la malla alta competirán del 16 al 30 de marzo en Sancti Spíritus

Sin posibilidades de obtener un pasaje para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el voleibol cubano de la rama masculina, solo tendrá como evento más importante del año el Campeonato Nacional para mayores previsto del 16 al 30 de marzo en Sancti Spíritus.

El polideportivo Yayabo, reabierto luego de una inversión capital, acogerá posiblemente las acciones del deporte de la malla alta  en donde intervendrán las ocho provincias con mejores resultados integrales en la disciplina.

Los anfitriones, Pinar del Río, La Habana, Santiago de Cuba, así como Matanzas, subtitular de la pasada edición, constituyen los elencos más atractivos de la cita, en la cual en función del desarrollo del Voley algunos equipos insertan atletas de la categoría juvenil.

Con intención de alcanzar el título de acuerdo con Vladimir Junco, encargado de la comisión provincial, fueron llamados Ismel Pelayo, Yoe Danilo Muñoz, Hansel Negrones, Maykol Navarro, Andy García, Lázaro Matos, Edislandi Martínez y Alejandro Rodríguez. La nómina matancera se reforzó además con tres atletas de la capital: Yosniel Guillen Gustavo Mora, Yeisel Osamendi y Adrián Torres.

La  evidente ausencia del central del equipo cubano Roamys Alfonso en la selección matancera es debido a que el también Jugador Más Valioso (MVP) y Mejor Bloqueador del Norceca masculino disputado en junio 2019 está cumpliendo con un contrato en la Liga Italiana.

Sin Roamys y otras importantes figuras del equipo nacional en el evento, otros atletas jóvenes tienen la oportunidad de destacarse. La tierra del Yayabo se convertirá justamente en la capital de voliebol de sala en Cuba por esos días, responsabilidad para la cual parecen estar preparados, pues se dice que incluso el tabloncillo será de un material especial acorde con los estándares internacionales.

Las nuevas políticas de la Federación Cubana han estimulado el regreso y la recontratación de varios atletas en un momento en el cual este deporte parece resurgir de los malos tiempos que vivió en los últimos años, si bien no obtuvo un boleto para la cita bajo los cinco aros.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer, especialmente por una disciplina que ha brindado tantas alegrías al pueblo cubano y no requiere de grandes recursos. Una acción inmediata sería transformar el actual sistema de clasificación al evento nacional en donde solo participan las provincias que acumulen mejores resultados en todas las categorías.

El actual esquema hace depender la suscripción en el evento de los resultados en la base. Si hoy es necesario multiplicar el deporte, no podemos continuar reduciendo a la mitad el número provincias participantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *