¿Por qué Cuba no cierra su frontera al turismo internacional?

Esta pregunta posee como respuesta dos sólidos argumentos, basados en la competencia científica y asistencial del sistema de Salud cubano y en el aporte de ingresos de ese sector a la economía nacional.

La salud en Cuba es una de las conquistas de la Revolución, que aun ante carencias por el número creciente de sanciones imperiales y de subjetividades internas presenta un nivel de eficacia demostrada durante décadas, sobre todo en momentos cruciales en que se demanda de toda la destreza e inteligencia de nuestro personal médico y farmacéutico.

Es innegable la organización que existe desde la base hasta hospitales y centros especializados para atender y paliar cualquier peligro que atente contra el bienestar de nuestra población. Los riesgos de epidemias y enfermedades se afrontan con medidas sanitarias que disminuyen significativamente sus efectos.

En el caso de la pandemia actual del Covid-19 se ha desplegado la aplicación de fármacos que contribuyen a disminuir los efectos del virus y somos capaces de responder a la posible demanda del país y ofrecerlos a otros que soliciten esos productos.

Los pesquisajes cuadra a cuadra, el control de visitantes y de viajeros constituyen baluartes de seguridad para prevenir la expansión de esta terrible dolencia.

La entrada de turistas al país tuvo desde sus inicios un estatus de control para impedir que la enfermedad se extienda con el arribo de visitantes. Aun así,  dadas las características de su manifestación, algunos se trasladan hacia casas rentadas y deambulan por la nación, por lo cual se recaba la presteza de información en las comunidades para su vigilancia epidemiológica. Esta medida ha dado resultados a lo largo y ancho, al ser detectados los dolientes extranjeros y los cubanos que tuvieron contacto con ellos.

Si se aprecian las estadísticas, existe actualmente un por ciento que se remite a cubanos que viajaron al exterior y han contagiado a familiares. Las cifras generales son mínimas, pero corroboran estas evidencias.

Pero si no le convence el primer argumento, recurro al segundo y lo esencial del turismo para la economía del país por los elevados ingresos que reporta.

Entonces usted replica:  ¿cómo se refleja en el hogar ese aporte? Un sencillo análisis indica que el grueso de la alimentación, de los productos de las bodegas y las “shopin”,  de las materias primas, los insumos, las piezas y hasta del indispensable petróleo que se requieren para vivir en esta república, se pagan con lo que entra vía turismo.

De dónde si no, tendríamos para solventar la existencia de once millones de personas, porque aunque la prestación de servicios, la farmacología, el café, el tabaco, el carbón vegetal, el azúcar y otros rublos exportables contribuyen, todos sabemos que el monto mayor se obtiene con el funcionamiento de la red hotelera, extrahotelera y privada, que presionan también el encadenamiento productivo.

Para que se tenga una idea, en nuestra provincia laboran en entidades estatales del sector, alrededor de 27 mil trabajadores, que se verían afectados si tuviesen que ir para sus casas.

El bloqueo, y lo tengo que mencionar porque es real y vívido, causa daño en todos los aspectos. Es un trabajo minucioso del enemigo para destruir a la Revolución. Solo la resistencia y el sentido de responsabilidad de nuestro pueblo puede vencer este momento de conmoción mundial.

Si tenemos un sistema de Salud sólido y organizado, comprender lo que vale el turismo para la vida de cada uno de nosotros, implica entender por qué debemos mantener abierta la frontera el mayor tiempo posible y esperar la evolución médica de los acontecimientos con el peligroso Covid-19, que ya muestra señales de retroceso en algunos países.

2 comentarios

  • Jose Echemendia Gallego

    Acertada explicación, desgraciadamente muchos no la comprenderán, si en algún momento se hace necesario, se cerrarán las fronteras, pero debemos estar preparados y muy claros que las estrecheces y carencias se incrementarán de forma inmediata y muy visible.

  • Jose Echemendia Gallego

    Acertada explicación, desgraciadamente muchos no la comprenderán, si en algún momento se hace necesario, se cerrarán las fronteras, pero debemos estar preparados y muy claros que las estrecheces y carencias se incrementarán de forma inmediata y muy visible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *