El hogar de los callejeros

Arielis Pérez de Armas trabajaba en la Terminal de Ómnibus de Matanzas cuando conoció a Vagabundo, un perro adulto que por su enfermedad era rechazado por quienes transitaban por el lugar.

Escondida de sus jefes recogía sobras de comida para Vagabundo todos los días, a la vez que se convertía en protectora del canino. Transcurrían así las jornadas y su preocupación por la salud de Vagabundo aumentaba hasta una tarde, cuando se le acercó uno de los expedidores que laboran en la terminal para informarle que una joven veterinaria se había interesado en curar al perro.

Surgían los cimientos de Huellitas de mi Ciudad, grupo de matanceros que recorren las calles de la urbe yumurina devolviéndoles a perros como Vagabundo la salud y un hogar.

“El proyecto comenzó oficialmente el 28 de octubre último, porque tiempo atrás  buscábamos un lugar para ubicar el refugio. Aparecieron varios locales donde el arrendamiento tenía precios elevados y no podíamos pagarlo.”

Una vez encontrado el lugar, cuenta Arielis que su abuelito Padilla se convirtió en el brazo derecho de Huellitas. Semanas de pintura, construcción, instalaciones eléctricas e hidráulicas se aunaban al esfuerzo de familiares y amigos para construir más que un refugio, un hogar para callejeros.

“Más de una veintena de personas componen el grupo que trabaja con Huellitas de mi Ciudad de Matanzas. Organizados por jornadas limpian las jaulas, alimentan los perros y realizan tareas de higienización.”

Cachorros recién nacidos y perros en mal estado de salud son las prioridades de este grupo de personas que transita diariamente las calles de Matanzas. Allí se medican, alimentan y luego se ponen en adopción.

Desde el mes de octubre hasta la fecha se han realizado dos ferias con un aproximado de  60 cachorros y 14 perros adultos adoptados. Este proceso va acompañado de planillas y del seguimiento de los coordinadores del grupo de Huellitas.

Carlos Miguel Díaz y Yeney Camaraza, son dos de los veterinarios que realizan estas campañas organizadas por Huellitas. Según explica Manuel Osvaldo Torres Pére,z uno de los coordinadores, se convoca a otros veterinarios, especialistas, voluntarios y colaboradores y otros colegas que acuden a su llamado. Con tiempo se da a conocer dónde será la campaña y ese día las personas pueden llevar a esterilizar a su perritos, gatos, machos y hembras, aunque se priorizan a los callejeros y los que llegan al refugio.

Huellitas de mi Ciudad es un grupo de personas preocupadas y ocupadas por la protección animal. Allí se reúnen decenas de adultos y jóvenes que apuestan por la calidad de vida de los cachorros.

Un comentario

  • Teresa

    Es algo maravilloso, un sueno de muchos matanceros. En que lugar radican? Como se pueden contactar para cooperar, informar de las necesidades de socorro de algun animalito?, para sugerir adopción?… en fin…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *