Un juego de yaquis desparramado

Covid-19: espejo y reflejo de una realidad, este fue el título que días atrás escribí con algunas reflexiones sobre la pandemia que cada día llega a más lugares, infesta a más personas y cobra más vidas. Fíjese que la palabra más se repite. Porqué no agregar más esta palabra en nuestra rutina diaria, pero estos más que sean en la prevención de la nefasta epidemia, en el cuidado y en el cumplimiento de lo pautado por las autoridades sanitarias y gubernamentales.

No es momento de criticar, este es un momento de apoyar. Quienes no estén en posibilidades de aportar a la causa, al menos deben cuidarse porque cuidándonos a nosotros mismos, nos cuidamos todos.

No voy a dar recetas de que si tal o más cual medida es correcta o no. Voy a reflejar lo que observé en un recorrido que realicé en funciones de trabajo por diferentes áreas de la ciudad de Matanzas. Lo inicié por el reparto Armando Mestre. Se distribuía en el agromercado del barrio el bien llegado módulo de viandas, granos y hortalizas; y a menos de media cuadra el pollo de dietas médicas y por consumidor. Estos productos, todos, son normados por la libreta de abastecimiento.

Al ser normados nos corresponde por igual, entonces no se justifica la aglomeración de personas que allí se concentró. En el lugar estaban los compañeros del Orden Público organizando la cola, función que realizaban manteniendo la distancia entre los presentes, como corresponde.

Hasta ahí no hay dificultades, pero a metros de distancia se forma el grupo de los que esperan para entrar. Porqué si el área es amplia debe estar uno encima del otro.

Esta imagen se repetía en los diferentes sitios visitados, que fueron más de cinco. Donde único observé verdadera disciplina fue en el agro El Bosque, en Pueblo Nuevo. Al entrar te esperan con agua clorada y en el mostrador está solo quien compra, el resto por el área en espera de su turno. Un amigo al contemplar la escena me dijo: “Esto parece un juego de yaquis desparramado”.

Realmente eso es lo que debemos hacer cuando de aglomeración se trata: un juego de yaquis desparramado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *