Primer alta médica de COVID-19 en Matanzas: la buena noticia.

En la mañana del 1ro. de abril esta reportera le comentaba a sus colegas en un grupo de whatsapp sobre sus ansias incontenibles de publicar una noticia de buen augurio en medio de tantas noches de insomnio que vivimos en secreto los periodistas  por estos días de pandemia.

Horas después me contactaban desde el hospital Mario Muñoz Monroy, de Matanzas, centro donde se atienden los casos positivos del nuevo coronavirus en la provincia: el alta médica de Anetsi Gómez Oduardo era un hecho.

La paciente reside en la ciudad de Cárdenas y arribó de la República Cooperativa de Guyana el pasado 12 de marzo. Hoy podemos decir que Anetsi recién resulta negativa al test epidemiológico que confirma la enfermedad, gracias a los cuidados intensivos del cuerpo médico de este centro hospitalario.

El especialista en segundo grado en Medicina y epidemiólogo del hospital Mario Muñoz, Fidel Sánchez Villanueva, explicó minutos antes de la salida de la paciente de la llamada zona roja o zona de infectados que se tuvieron en cuenta varios factores de importancia para dar de alta a un enfermo de coronavirus.

Dijo además que la evolución de la paciente evidenció una desaparición total del virus en su organismo y que luego de ser negativa, se le confiere el alta médica con la condición de permanecer aislada en su domicilio por un período de 14 días más, tomando las medidas de protección.

El epidemiólogo aseveró que las pertenencias de la paciente fueron colocadas en sacos de nailon para ser desinfectadas a su llegada a casa (procedimiento del protocolo que la prensa pudo presenciar a distancia). Asimismo los pacientes positivos y sospechosos tienen el derecho de ser transportados a sus viviendas en vehículos asegurados por el estado para ese fin.

A su salida de la zona de infestados esperaba atento y protegido el chofer, trabajador de la Empresa Cubataxi Pablo Abreu, en un taxi que disponen nuestras autoridades para trasladar los casos como el de Anetsi. La muchacha de 36 años fue trasladada a la Ciudad Bandera, donde debe permanecer en aislamiento domiciliario.

¡Y como Cenicienta que aborda con prisa su carruaje se marcha Anetsi a su casa feliz y comprometida con los médicos que la atendieron durante varios días! Lleva también en sus manos una flor, una postal y un pequeño obsequio del colectivo médico que la atendió, la nota adjunta a la flor reza: “Nuestro colectivo le desea una pronta recuperación, su alta médica nos demuestra hoy que nuestro esfuerzo no ha sido en vano.”

La primera paciente de alta médica en Matanzas declaró a la prensa matancera: “El momento más duro fue cuando el test dio positivo, el miedo me venció, tengo hijos y familiares que quería volver a ver. Los médicos aquí dentro son una potencia humana, no tengo queja alguna de ellos, deben estar muy cansados de atendernos constantemente, me voy eternamente agradecida con ellos. Mi forma de pagarles su esfuerzo será cumpliendo las normas y las órdenes médicas que ellos me orientaron y evitando a toda costa que este virus sin rostro continúe propagándose.”

Quizás hoy, esta reportera duerma mejor porque las buenas noticias se acercan a Matanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *