El aporte de todos (+audio)

UNIÓN DE REYES.- Primero hizo uno para su hija, luego confeccionó otro para su esposa, así, poco a poco, Luis Alberto Martell Ortiz, vecino del poblado de San Antonio de Cabezas, en este matancero municipio, recordó que hacía mucho tiempo había aprendido a coser a máquina de forma autodidacta.

Ahora este guajiro de manos fuertes y rudas cumple con su aislamiento en casa, a la vez que dedica gran parte de su tiempo a la fabricación de nasobucos para amigos, vecinos, familiares, compañeros de trabajo e incluso para desconocidos que se aparecen con un trozo de tela entre las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *