Observar las medidas que se indican es cuestión de vida o muerte

La presencia del coronavirus o covid 2019 se extiende por el planeta y cobra más de 88 mil vidas en los países afectados, con énfasis en Italia, Estados Unidos, España y otros. China se recupera progresivamente.

En Cuba la dirección del país de conjunto con el Ministerio de Salud Pública y el resto de los ministerios, realiza incansables gestiones para proteger la vida del pueblo, con el reordenamiento de las actividades comerciales y demás iniciativas.

Minuto a minuto se actualiza al pueblo sobre las cifras de los positivos, los aislados por sospechas de portar el virus, los fallecimientos -12 en el país- y hasta de los que rebasaron la enfermedad.

Basta observar los medios de prensa para percatarse de que solo en Cuba existe un nivel de control tal.

Responsabilidad contra contagio

El amor, lazo de los hombres, deviene centro del universo, el humanismo demostrado por galenos que ahora mismo desafían la parca en múltiples naciones, es motivo de admiración. Llevados allí por el clamor de corazones desesperados, se entregan, luchan, resisten.

Aconsejan a los suyos de sangre: Quédate en casa, aunque yo lejos esté, protégete, para que todos lo estén. Extrae de ti la semilla infantil para que a los menores de casa logres motivar y de paso dejes de pensar en la maldad del agente extraño, cual imagen de corona, que ha robado unas miles de vidas de hermanos en el planeta. Responsabilidad, mucha responsabilidad en ti, en mí, en los tuyos, en todos. Ese valor es fortuna.

Más que leyes, decretos, se demanda conciencia, disposición de ser consecuentes. ¡Juntos podemos!¡Juntos lo lograremos!, pero se necesita de ti, de mí, de todos.

Un comentario

  • Juan Carlos Subiaut Suárez

    Esta es una situación compleja, con muchas aristas. Lo único común es aplicar todas las medidas posibles de prevención, llámese higiene extrema, distanciamiento social, uso de elementos de protección como el nasobuco, incluso guantes y espejuelos en casos extremos. Dar la mejor información a los compañeros estudiantes que participan en las pesquisas y acudir al consultorio si tiene algún síntoma de los descritos. Si no tiene implicación por su pertenencia a los sectores que participan directa o indirectamente en la lucha contra la pandemia, quédese en casa. Si tiene que salir de ella para resolver problemas imprescindibles, tome todas las medidas, por usted y los que le rodean. Ahora bien, hay quienes tienen que ir a su centro de trabajo, para que ud pueda quedarse en casa. Desde los productores y distribuidores de alimentos, de energía, de agua, servicios comunales, etc hasta aquellos que incidan en que pueda ud estar correctamente informado. También están aquellos que participan en el cuidado y mantenimiento de nuestras instalaciones para que estén listas para su participación en la etapa recuperativa y normalización de la actividad económica. Desgraciadamente, no siempre hay una exacta interpretación del llamado y orientaciones de nuestros dirigentes y el burocratismo enseña sus uñas. En esas entidades que han tenido que seguir laborando, desde sus entidades de “arriba”, hay quien ahora, no sé si para justificar tiempo y salarios, ha implementado que cuadrupliquen el número y tipo de informaciones a enviar, complejizan las actividades que se deben ejecutar, etc. Como se exponía en un artículo en estas mismas páginas, ahora lo que necesitamos es gente que actúe, que facilite. Lo esencial, si no se han dado cuenta, es la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *