Los fallecidos en Chile son “recuperados”

Desde que surgió la Covid-19 he escuchado pronunciamientos de diferentes jefes de estado, funcionarios de la Salud y personalidades de distintas tendencias políticas y religiosas parafraseando a nuestro José Martí. Hay planteamientos del bando de los que aman y fundan y también de los que odian y destruyen.

Entre los que odian y destruyen destacan las expuestas por el “excelentísimo” Trump, que entre tantas barrabasadas ha dicho que no es necesario cerrar a los EEUU, porque esa nación no se creó para estar cerrada, o sea, pone la economía por encima del ser humano.

Otro que ha tenido palabras de elogio para la maldad es el señor Bolsonaro, quien ha catalogado la epidemia como un simple resfriado o “catarrito”. Parece que él no ve las estadísticas mundiales.

Pero, realmente, con lo que me he quedado estupefacto es con las declaraciones del señor ministro de Sanidad chileno, Jaime Mañalich, quien ha sorprendido al mundo con su particular forma de contabilizar a los fallecidos por Covid-19.

Con una desfachatez sin igual dijo en conferencia de prensa: “Tenemos 898 pacientes que ya han dejado de ser contagiantes, que no son una fuente de contagio para otros y los incluimos como recuperados”. No se trata de personas recuperadas, sino de fallecidos, aquí este representante de la Salud chilena aplica lo conocido por los cubanos: “Muerto el perro se acabó la rabia”.

Que agresión más denigrante a los fallecidos, a sus familiares, al pueblo chileno y a la dignidad humana. Estos dirigentes son los mismos que en diferentes tribunas del mundo acusan a Cuba por violar los Derechos Humanos.

Según expertos se espera que el “pico” de contagios en Chile se dé entre finales de abril en curso y principios de mayo próximo, así que según la forma de evaluar del Ministro de Sanidad, para esa fecha deben tener muchos “recuperados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *