Nunca me sentí más útil

Más de una vez he visto su rostro por estos días a través de la ventanilla de la guagua. El nasobuco color amarillo esconde la dulce sonrisa, pero la cálida mirada resalta sobre los ojos café, un brillo que le aporta humildad a cada gesto.

 

Alexis Tápanes es un héroe de estos tiempos que no lleva bata blanca, pero que ayuda a curar a las personas con otros poderes. Hace treinta y tres años gira de un lado a otro el timón de los ómnibus para llevar a las personas a cada sitio.

 

Su ruta la número Siete, hoy ha cambiado la habitual trayectoria porque Alexis, al igual que sus compañeros de trabajo tienen otra misión en estos tiempos de coronavirus.

 

“En estos momentos cubro la ruta del hospital pediátrico Eliseo Noel Camaño. Diariamente traslado desde cada uno de los puntos de la ciudad de Matanzas al personal de la salud que trabaja en este centro”, dice con un tono rotundo que inspira satisfacción.

 

“Yo la verdad nunca me sentí tan útil en brindar un servicio de tanta importancia para el país y para las personas”, añade mientras sujeta con la mano izquierda el volante, “me siento orgulloso y agradecido de que hayan contado conmigo para transportar a los médicos de nuestros niños.”

 

La sensibilidad que le aporta su mirada a nuestro diálogo me cuenta del humanismo de Alexis y de lo que representa para él colaborar con la salud desde ese ómnibus.

 

“Hay un pomito con cloro en la puerta para que todos los que suben se laven las manos, me pongo mi nasobuco y desinfectamos la guagua, para cuidarme y cuidar a los médicos.”

 

En casa lo espera su esposa, dice Alexis, aunque un poco nerviosa, se siente orgullosa como el resto de la familia de que en el hogar exista otro héroe de estos tiempos de Covid 19.

 

“Ellos se sienten muy orgullosos de mi a pesar de que esté poniendo en riesgo mi salud.

 

“Yo apenas llego me lavo bien las manos y me hecho un poquito de cloro, después me quito la ropa y me baño, esa ropa se lava bien y después se plancha, así evito cualquier contagio y a la vez protejo a todos en casa”, afirma mientras le añade movimiento a su rostro para complementar cada palabra.

 

Entonces arranca el motor, aprovecha el micrófono de Radio 26 para agradecer al gobierno cubano y la Dirección provincial de Salud y Transporte de Matanzas por unir esfuerzos para enfrentar a la Covid 19, a la vez que realiza un llamado a sus compañeros de trabajo de protegerse y proteger al personal que transportan.

 

Apago la grabadora y me saluda con el claxon de su guagua, entonces le agradezco, no solo por la pequeña entrevista, sino por ser otros de los motivos para que Cuba y el mundo aplaudan cada noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *