Roger Waters, excelente músico y no menos analista político

Disfruté mucho el sábado último la participación de Roger Waters,
co-fundador de la mítica banda de rock progresivo Pink Floyd, en el
programa Conversando con Correa, del exmandatario ecuatoriano.

El vocalista de la afamada agrupación posee un verbo abierto, fluido y
con una verdad punzante a flor de labios. Fue una de esas entrevistas
que te “enganchan” desde el mismo inicio y te pegan a la butaca.

Aunque se abordaron diferentes tópicos el centro estuvo en las
consecuencias de la Covid-19 en el mundo, con énfasis en Nueva York,
ciudad donde reside el artista, ahora auto aislado a 150 kilómetros de
esa urbe para protegerse del mortal virus.

Sin tapujo alguno el célebre bajista y compositor vertió sus opiniones
sobre la sociedad estadounidense, el perfil neofascista de varios
mandatarios mundiales y la fuerte opresión que sufre cualquier
iniciativa izquierdista en América Latina.

Roger Waters se refirió al desastre provocado por el coronavirus en
Nueva York, criticó el sistema sanitario en EE.UU y planteó: “Existe
un sistema sanitario, pero es solo para los muy ricos y en
consecuencia no está preparado en absoluto para afrontar algo así”.

El roquero dijo estar apartado del mundo informativo, aunque observé
un nivel de información muy alto y con proyecciones humanas y
sociales, de izquierda. Señaló: “Ni se me ocurriría
abrir el New York Times o el Washington Post, o ver la CNN o la MSNBC
o ningún otro de los canales sin sentido que se emiten en EE.UU.”. Se
refería al nivel de desinformación que hay en ellos.

El músico aseveró que EE.UU. está dirigido por un puñado de oligarcas y
plutócratas, que no tienen ningún interés en la libertad, ni en los derechos humanos, ni en la democracia. Para él eso está solo en teoría y letra muerta.

También se refirió a la realidad política de Ecuador,
hizo un parangón entre el gobierno de Correa y el desgobierno de Lenín
Moreno y dijo que el actual presidente ecuatoriano “ha ´jodido´ por
completo al país.”

Durante la entrevista fustigó a Bolsonaro y su
política, elogió el trabajo desarrollado por Lula. De igual forma
arremetió contra Donald Trump y Duque Márquez, el presidente de
Colombia.

Aseguró: “Para las élites latinoamericanas la democracia solo es válida
mientras no cambie nada. La democracia es un peligro si puede cambiar
algo”.

En otro momento hizo pública su defensa a favor
Julian Assange y lo llamó “un periodista honrado que estaba revelando
las maldades que cometía el gobierno.”

Casi al cierre de la entrevista vaticinó: “Cuando el virus se acabe
esos chicos volverán a salir a las calles de Santiago de Chile,
volverán a las calles de Ecuador, en particular después de todo lo que
ha pasado en Ecuador.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *