Celebrar el Día  de la Familia desde casa y con los nuestros

Hoy el mundo celebra el Día Internacional de la Familia, instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidasen su Resolucion del 20 de septiembre de 1993, donde se refleja la importancia que la comunidad internacional le confiere a la familia como unidad básica de la sociedad.

La fecha se ha convertido en un  poderoso factor de movilización en favor de la familia en los países que aprovechan la ocasión para demostrar su apoyo a las cuestiones que aborden el tema familiar de la manera más idónea para cada sociedad.

Cuéntese como antecedente una importante Conferencia sobre la Familia efectuada en Madrid en el año 93, convocada por 37 organizaciones no gubernamentales, la cual aprobó una declaración donde, entre otros temas, acordaban celebrar un Día Mundial de la Familia. El organismo internacional de Naciones Unidas aprobó esta decisión el 15 de mayo y convocaron a su celebración en el planeta a partir del año siguiente.

¿Qué es la familia para los cubanos? La idiosincracia de nuestro pueblo evidencia que históricamente la familia como célula fundamental de nuestro paradigma social es de suma importancia para cada uno de los nuestros. En Cuba la dimensión social del núcleo familiar rebasa los patrones conceptuales que la definen como tal. Para los cubanos la familia es el pariente de sangre, el vecino más cercano, los amigos que están y aquellos que por alguna razón permanecen muy lejos.

Con la familia comparten de manera inviolable los días festivos, los momentos de la vida escolar de nuestros niños, las alegrías y las tristezas. Una manera peculiar de convivir y permanecer cerca de nuestros seres queridos, que nos identifica e incluso nos distingue de otras familias del mundo.

Pues estos tiempos de aislamiento social han dejado entrever nuevas tipificaciones en la relaciones familiares del pueblo cubano. En días de pandemia la familia continúa siendo ese motor que impulsa sentimientos humanistas y de apoyo mutuo entre las personas.

Cuba se ha convertido en una sola familia desde comienzos de la covid-19: médicos que se convierten en protectores celosamente paternales de sus enfermos, personal sanitario que abandona sus hogares por largos periodos períodos de tiempo para salvar a esos que más lo necesitan, galenos que viajan a países hermanos a enfrentar la epidemia con riesgos inimaginables, porque si alguien entiende que somos una misma humanidad frente a un mismo acertijo, ese, es el pueblo de Cuba.

Hoy nuestros ancianos no salen de casa, ellos ya hicieron bastante por nosotros y corresponde a los jóvenes retribuir toda esa inmensidad de cariño y atenciones. Aquellos que no tienen familia han encontrado también en los jóvenes universitarios y trabajadores sociales, la merecida atención de los nietos para con los abuelos.

Trabajamos unidos y en cuadro apretado para vencer otra de las tantas batallas que le impone el destino a nuestra pequeña Isla.

Ahora, con mucho más amor que antes, los cubanos defendemos la posición de quedarnos en casa y compartir nuevos momentos con nuestra familia, tenemos más tiempo para crear nuevos espacios donde incluir a los miembros del seno familiar y aprovechar el periodo de aislamiento con una visión más positiva.

Protegernos, proteger a los nuestros quedándonos en casa, será la mejor muestra de amor familiar para celebrar este 15 de mayo de 2020 un Día Internacional de la Familia con matices distintos, pero con los mismo deseos de cuidar a esas personas que queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *