Autoridades de Andorra agradecen a los médicos cubanos que regresan a la Isla

Un total de 13 de los 39 cooperantes cubanos presentes en el Principado de Andorra ya regresarán a la Patria, luego de que este domingo fuera su última jornada de trabajo, fin del capítulo que los llevó a la zona roja a salvar vidas y a derrotar a la COVID-19.

A la despedida en el hotel que por dos meses los alojó, acudieron a darles el adiós la Ministra de Relaciones Exteriores y el titular de Salud de esa nación europea, según consta en un vídeo divulgado en la página de facebook del embajador cubano en España, Gustavo Machín.

Se pudo escuchar cómo el representante de la Salud les agradecía al personal y al pueblo de esta Isla por haber llegado allí en un momento tan complejo, ayudar en la lucha contra el nuevo coronavirus y a crear una alianza entre los dos países.

Luis Enrique Pérez, director de la brigada médica, dijo que va quedando un grupo que escalonadamente irá regresando a la Patria.

Todo está en dependencia, aclaró, de que se vayan resolviendo algunas situaciones pendientes de recursos humanos y de aseguramiento y reforzamiento asistencial.

Antes del adiós el gobierno de ese Principado mostró a los solidarios sanitarios algunos de sus sitios icónicos patrimoniales y turísticos.

Las muestras de agradecimiento a la brigada médica cubana han sido constantes, desde que el pasado 30 de marzo arribara para apoyar  al personal sanitario de ese país europeo en el combate contra el  Sars-CoV-2.

Entre los profesionales de esta nación caribeña se encuentran doctores, especialistas y personal de enfermería y logística, que trabajan allá debido a una solicitud del Gobierno andorrano.

Andorra es un pequeño principado independiente ubicado entre Francia y España en las montañas de los Pirineos, con una población de unos 76 mil habitantes en 468 kilómetros cuadrados.

Iniciativa creada por Fidel Castro Ruz, la historia de la fuerza Henry Reeve se remonta a agosto de 2005 cuando una brigada médica se integró para brindar ayuda a la población afectada por el huracán Katrina en Nueva Orleans, ofrecimiento que fuera rechazado por el Gobierno de los Estados Unidos.

Días después, exactamente el 19 de septiembre, quedó constituido el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, en memoria del excepcional joven combatiente norteamericano que murió luchando por la independencia de Cuba.

Con su personal especialmente entrenado, el propósito de la organización es cooperar de inmediato con cualquier país que sufra una catástrofe, especialmente los que enfrenten grandes azotes de huracanes, inundaciones u otros fenómenos de gravedad como la pandemia causada por este nuevo coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *