Peligro mató a confianza (+audio)

El orden, la disciplina y la percepción de riesgo necesitan de la responsabilidad de todos. Aunque el SARS-CoV-2 muestra datos más alentadores en Cuba con cifras de mayor cantidad de pacientes recuperados, aún esta pandemia requiere del compromiso ciudadano.

Una realidad que comparte a diario el doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, para no bajar la guardia y mantener el aislamiento social tan necesario para erradicar el nuevo coronavirus.

Un llamado a la responsabilidad desde la conciencia de cada cubano nos ofrece en el siguiente comentario la periodista Regla Llorente.

Un comentario

  • Juan Carlos Subiaut Suárez

    Estimada Regla:
    Replico comentarios anteriores, que vienen al caso. Al diario, en la calle, vemos imágenes que evidencian el poco caso que se le hace a las advertencias de nuestro Presidente y las intervenciones del Dr. Durán, reclamando la continuidad de las medidas de aislamiento y de protección ante la pandemia y concientizando sobre el peligro del exceso de confianza que, poco a poco, aflora en gran parte de la población. Hagamos todos los que nos toca, para que mañana no aparezca en un titular “…detectado nuevo foco, con cientos de contagios, al realizar prueba diagnóstico en tiempo real en una cola del pollo, detergente, aceite, etc”
    A pesar de las diarias advertencias del Dr. Durán ante el peligro del exceso de optimismo que está induciendo a gran parte de la población al relajamiento de las medidas de protección, estas continúan acrecentándose. Cada día, al salir para mi trabajo, pasé cerca del grocery aledaño al servi de Peñas Altas, Matanzas y veo un cuadro más o menos similar. El viernes, según alguien me contó, presumiblemente iban a sacar pollo y, en un área de media cuadra, estaban no menos de trescientas personas. ?Distanciamiento?. Imposible. Lo recordé al oir referirse ese día a nuestro Dr. Durán a una anécdota bastante aleccionadora. Cuenta que, en ocasión de declararse el fin de la gripe “española” y después de una cuarentena, miles de personas salieron a la calle, a celebrar. Días después, los hospitales de esa ciudad colapsaron por falta de camas disponibles ante los cientos de casos. Y todavía hay quien pide “apresurarse” con la apertura, porque “cree” que en su territorio no hay casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *