Matanzas culminó la zafra 2019-2020

La provincia de Matanzas culminó la zafra 2019-2020 sin alcanzar los compromisos previstos en la producción de azúcar. Este año la contienda se realizó en condiciones complejas, explicó Ricardo Sánchez Calero, director de la Empresa Azucarera del territorio.

El segundo semestre de 2019 se caracterizó por el déficit de combustible lo que incidió en la labor de los talleres encargados de reparar las piezas indispensables de los ingenios.

A lo que se sumó la llegada tardía de los recursos vinculados a las calderas de vapor como consecuencia del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos a Cuba. Y las limitaciones en el acceso a créditos bancarios tras la aplicación del título III de la Ley Helms Burton.

Todo ello determinó que las labores de fabricación de azúcar en la  provincia de Matanzas iniciaran el 14 de diciembre con un considerable atraso respecto a lo planificado.

“Por lo que la zafra chica no se cumplió y en esa fecha se dejaron de producir más de ocho mil toneladas de azúcar”, puntualizó Sánchez Calero.  

También el inicio de 2020 resaltó por la ausencia de combustible y las reiteradas paradas de los centrales del territorio.

“No obstante, el plan de enero a abril a pesar de estas afectaciones se cumplió. Nosotros terminamos al 91% la contienda, el incumplimiento se debe por lo que dejamos de hacer de diciembre a enero”, especificó el directivo.

De los tres ingenios de la provincia de Matanzas, Méjico en el municipio de Colón obtuvo los mejores resultados.

“La industria hizo unas cinco mil quinientas toneladas por encima del plan con indicadores favorables de eficiencia, buenos rendimientos y aprovechamiento potencial de la caña”.

No así el caso de Mario Muñoz, en el municipio de Los Arabos y Jesús Rabí, en el municipio de Calimete.

“De hecho si estos dos centrales hubieran tenido menos tiempo perdido y mayor eficiencia en ese período la provincia podría haber cumplido el plan”.

Destacó Ricardo Sánchez Calero, director de la Empresa Azucarera Matanzas que se cumplieron las exportaciones y se aseguró la azúcar de la canasta básica.

Aunque concluyó la zafra inicia una etapa determinante para la venidera contienda. Los trabajadores azucareros laboran ya en la preparación de la norma técnica 52 y deben priorizar las reparaciones porque las condiciones ecónomicas de la nación y el mundo no auguran una recuperación hasta el 2021 como consecuencia del nuevo coronavirus.

De esta molienda queda como experiencia la importancia de aprovechar los primeros meses para evitar las afectaciones por las lluvias de mayo.

Igualmente debe potenciarse la autosufiencia en industria y talleres para la elaboración de piezas y repuestos y depender menos del mercado exterior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *