Ni en alta mar, ni al pairo, un cubano se siente abandonado a su suerte

Los 22 tripulantes cubanos del buque tanquero Alicia, positivos a la Covid-19 y que regresaron de urgencia de México, se encuentran ingresados en el hospital militar de Matanzas en buen estado de salud hasta el momento, según refieren especialistas de este centro asistencial.

El teniente coronel doctor Juan Carlos Martín Tirado, director del centro de aislamiento aquí; puntualizó que la tripulación recibe el tratamiento incluido en el protocolo para la atención a positivos de la Covid-19, refirió que se encuentran en estado de salud favorable, sin complicaciones mayores en las pocas horas que llevan ingresados.

El capitán Mario Alberto Colás Martínez, al frente de la embarcación, dijo que la operación de pesquisa y traslado, ante el llamado de emergencia sanitaria, fue realizada exitosamente, en la bahía de Matanzas en medio de rigurosas medidas de bioseguridad.

“Desde que la doctora Ana Dolores Martín de la Riva, nos confirmó la sospecha y ejecutó con resolución el protocolo dispuesto para la contingencia, dispusimos con dos días de antelación de todos las medidas y detalles de lo que debíamos ejecutar. Eso presuponía el tratamiento médico y detalles del permiso para el atraque al puerto de Matanzas y cómo se realizaría la evacuación.

“Debo significar –acota el marino con más de 30 años de experiencia- que la doctora brindó además apoyo sicológico muy efectivo a la tripulación de tal forma que evitó el pánico, porque no es menos cierto, nos encontrábamos a dos días del arribo.

“Sin embargo, siempre nos sentimos acompañados por las autoridades competentes cubanas, ya sea de la Marina Mercante, de Control Sanitario Internacional, la Defensa Civil, de todos. Y es que ni en alta mar, un cubano queda al pairo, a su suerte.

“Pero no sería justo si no resaltase la profesionalidad, el valor y los conocimientos de la doctora Ana Dolores Martín de la Riva. Ella, cuando tuvo la sospecha de que teníamos a algunos tripulantes con síntomas; tomó el mando del buque en términos médicos y sin prácticamente descansar no dejó de atendernos a todos, positivos y sospechosos; hasta el punto de que tocamos puerto sin nadie en estado de gravedad”.

Mario hace un alto, pide disculpas porque recibe el medicamento, en este caso se trata de la Kaletra , un antirretroviral, que compone la triada que integra el interferón alfa-2b y la cloroquina como inmunomodulador.

“Al desembarcar yo, como parte de los positivos, ella asumió las operaciones de evacuación desde el buque y aunque sospecho que está a punto de colapsar por tantas funciones que asumió, podemos considerar que sí, ella llevó el Alicia a puerto seguro y fíjate como son las curiosidades y cómo la vida premia las buenas acciones que, hasta el momento, nuestra doctora es sólo sospechosa”.

Hasta el momento, según refieren autoridades de la salud aquí, los restantes seis tripulantes del navío Alicia, que resultaron sospechosos, entre ellos, la profesional de la salud; fueron trasladados en horas de la tarde hacia un centro de aislamiento con la finalidad de continuar la observación y tratamiento que establece el protocolo médico.

De la tripulación de 28 efectivos del buque hoy surto en la bahía yumurina, se encuentran marineros de la Habana, Matanzas, Villa Clara, las Tunas y Granma. Así como de Santiago de Cuba y Guantánamo.
Ahora, solo resta que los marinos se restablezcan en la tierra que les vio nacer; repongan fuerzas y dentro de unas horas, es posible que escuchemos la historia de Ana Dolores, en buena lid, la salvadora de esta tripulación cubana, pero será en pocas horas, cuando la valiente Ana, reponga fuerzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *