Adaptarnos al cambio climático (+audio)

¿Quién puede negar que en varias ocasiones lo ha pensado dos, tres… y hasta cinco veces para salir a la calle en el horario comprendido entre las 10:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde?

Durante ese tiempo el Sol, radiante, arroja su energía luminosa y sobre todo calorifica sobre la Tierra para obligarnos a refugiarnos en casa porque “la calle está en candela”.
Y aunque la cubanísima frase la utilizamos generalmente para referirnos a situaciones económico-sociales difíciles, también se ajusta a condiciones climatológicas como las que vivimos en estos días de verano en que experimentamos que la piel parece quemarse con el fuego de una antorcha.

Algo similar debe sucederle al resto de las especies del reino animal y vegetal con que compartimos este espacio azul y verde.

La Tierra recibe una carga de radiación solar que, en mayor o menor medida, nos afecta a todos, incluso a algunos hasta en el carácter.

Y si a esto se le suman otros fenómenos climatológicos con variables significativas para esta época del año, entonces la propia naturaleza nos dice que tenemos que cuidar la vida en la Tierra y lo que de ella obtenemos para vivir.

Por ello la necesidad de intencionar el vínculo de todo aquello que tenga que ver con el desarrollo de la humanidad y el conocimiento científico que, sustentado en décadas de estudio, muestran el camino a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *