Un No permanente al uso y tráfico de Drogas

“Mejor conocimiento para un mejor cuidado”, es el tema central que en el 2020 propuso la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) al conmemorarse este 26 de junio el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, con el objetivo de enfatizar la necesidad de mejorar la comprensión y el aprendizaje sobre este problema mundial en aras de fomentar una mayor cooperación entre los países para contrarrestar su impacto en la salud, gobernanza y seguridad.

Esta fecha fue acordada por la ONU en diciembre del año 1987, como muestra de una voluntad política de muchas naciones de luchar contra la amenaza de las drogas y con el fin de consolidar acciones, estrategias e inciativas entre todos para alcanzar una sociedad internacional libre de este flagelo.

Cuba no está ajena a la amenaza que representan las drogas, que cada año matan a medio millón de personas en el mundo, de acuerdo con las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De ahí que el país mantiene una tolerancia cero ante este fenómeno, como demuestran las acciones de vigilancia de las fronteras marítimas y áreas para mantener alejado de nuestro territorio el narcotráfico y el consumo de estupefacientes.

La tarea no ha sido fácil ante el complejo escenario internacional, en el que cada día aparecen nuevas y más sofisticadas maneras para tratar de introducir esas sustancias en la Isla, a la que pretenden utilizar los narcotraficantes como escala hacia otras naciones.

En este sentido, amerita resaltar la labor de los trabajadores de la Aduana General de la República que ahora asumen la tarea de hallar los pasajeros con síntomas asociados a la Covid-19 en los aeropuertos, sin descuidar su principal misión en la detección de drogas, contrabando y la seguridad de la sociedad.

En Cuba existe todo un marco jurídico para sancionar los delitos relacionados con el tráfico o tenencia de drogas, además distintas instituciones apoyan de manera mancomunada su enfrentamiento, y tampoco constituye un problema social, teniendo en cuenta que las principales manifestaciones de esta índole se vinculan al consumo sobre todo de pastillas mezcladas con alcohol.

Pese a las campañas difamatorias que promueve el gobierno estadounidense con el tema de las drogas, en opinión de expertos y organizaciones internacionales, la Mayor de las Antillas exhibe como fortaleza la amplia red de atención primaria y especializada del sistema de la salud, conformada por el médico y la enfermera de la comunidad, hospitales, policlínicos y centros locales de salud mental.

Esencial también ha sido el trabajo educativo con la población para promover hábitos de vida sana y propiciar el rechazo al consumo de estupefacientes desarrollado por los diversos medios de prensa, las organizaciones politicas y de masas, además de los programas de prevención que se insertan en las escuelas y se apoyan en productos audiovisuales dirigido a niños, adolescentes y jóvenes.

Cuba ha demostrado con creces sus progresos y compromisos internacionales en la lucha contra las drogas, pero también sus logros internos por su actitud preocupada y humanitaria con las personas que lamentablemente se convierten en consumidores de esas sustancias y sufren esta lamentable adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *