Cultura arabense y la recuperación post-covid

Casa de Cultura de Los Arabos.

Desde el martes 22 de junio último la provincia de Matanzas y sus municipios iniciaron la primera fase de recuperación, tras más de cien días de lucha contra la covid-19.

Aunque Los Arabos solo aportó un caso positivo a las estadísticas nacionales, las autoridades extreman medidas para evitar la reaparición del coronavirus en el más oriental de los territorios matanceros.

Las instituciones culturales arabenses se suman a los preparativos para recibir a la población desde el próximo once de julio, como parte de las medidas de la primera fase de recuperación, luego de más de tres meses de intensa lucha contra la pandemia.

La directora municipal de Cultura en Los Arabos, Nayla Oquendo, se refirió a las acciones que se ponen en práctica en cada uno de estos centros.

“En el municipio contamos con la biblioteca Raúl Roa García, la Casa de Cultura Ninón Mondéjar, el museo Clotilde García y la librería La Literatura. Estas instituciones tienen medidas propias que se ajustan al objeto social de cada una de ellas.

“Quisiera destacar, en el caso de la biblioteca, una nueva modalidad que se implementa desde esta primera fase que es la bibliografía digital, una propuesta que gozara de gran aceptación por parte del público.

“Las trabajadoras de la librería han tenido a bien llevar los libros a domicilio; el museo y la Casa de Cultura ofrecerán revistas variadas, destinadas a todos los grupos etarios”.

Pero estas medidas no solo se limitarán a la primera fase de recuperación. Según orientaron las autoridades gubernamentales y sanitarias del país, cada momento tendrá sus propias exigencias para que no se produzcan rebrotes de la enfermedad en Cuba.

DISCIPLINA Y CONTROL EN LA BIBLIOTECA

Entre las instituciones que reciben a la población desde ayer primero de julio se encuentra la biblioteca pública Raúl Roa García, explicó a Radio 26, Karelis Pérez Pérez, trabajadora del Departamento de Extensión en dicho centro.

“Recibimos al público al 50 por ciento de la capacidad, como está establecido. Trabajamos con adultos y con niños dentro de nuestro local y, escalonadamente, sumaremos actividades hasta completar las labores habituales de esta institución y mantendremos el aislamiento social; el público entra de uno en uno”.

Con el propósito de tener la institución cultural lista para el acceso de público, bajo las exigencias de bioseguridad que impone la recuperación en sus diferentes fases, las 14 trabajadoras de la biblioteca realizaronn labores de saneamiento de los fondos y del mobiliario, especificó la directora del centro, Derlin Ibáñez Pedroso.

“Fundamental es mantener las medidas de aislamiento y distanciamiento físico, la higienización del local, el uso del cloro para la limpieza de las manos y el calzado. No se permite la entrada a la institución de personas con síntomas respiratorios.

“El trabajo en el centro es de nuevo tipo: el usuario tiene acceso solo a la recepción, el personal bibliotecario se encarga de facilitarle la documentación que necesita. Además habilitamos un pequeño espacio en el inmueble para aislar los libros que se reciben”.

Con un fondo de diez mil textos, la biblioteca de Los Arabos ofrece sus actividades habituales en la institución y las acciones de promoción en el materno y el hogar de ancianos. Solo no reiniciaron el sistema de atención a la familia y la extensión hacia los consejos populares hasta el comienzo de la segunda fase.

Para fomentar el hábito de la lectura y propiciar el distanciamiento físico, la biblioteca cuenta, además, con una amplia bibliografía digital que pone a disposición del público desde el momento de su reapertura.

FOMENTAR LA CULTURA DESDE EL RIGOR

Próxima a su reapertura al público, en la Casa de Cultura Ninón Mondéjar, del municipio, se alistan condiciones para garantizar el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias.

Según puntualizó a Radio 26, Leymis Pérez Hernández, directora de la institución, los trabajadores mantienen el baño podálico y el uso constante del hipoclorito de sodio para higienizar las manos de quienes accedan al otrora casino español.

No obstante, en el centro cultural más céntrico de este territorio se alistan acciones precisas para afrontar la segunda fase de la recuperación post covid.

“De decretarse la fase 2 de la recuperación en el territorio, el once de julio comenzará la programación cultural del verano. Las actividades no serán como antes porque se realizarán con poco público, en el interior del edificio. En la institución contamos con 94 butacas, de ellas solo podrán ocuparse 47, es decir, el 50 por ciento.

“Cuando se presenten los artistas aficionados, en el caso de la música no podrán hacerlo unidades artísticas formadas por coros y en el caso de la danza solo subirán al escenario solistas”.

Cada verano en la Casa de Cultura de Los Arabos, los instructores de arte ofrecen talleres de música, artes plásticas y literatura. Debido a la actual situación del país, dichas propuestas tendrán características especiales.

“Los talleres se impartirán a pocas personas y respetando la distancia de un metro y medio entre ellas. Algunos se desarrollarán en la Casa de Cultura, otros en el museo o en la biblioteca porque no contamos con aulas ni el espacio suficiente. A las exposiciones de artes plásticas accederán las personas de dos en dos”.

Asimismo, en el caso de los especialistas que imparten los talleres existirán cambios este año.

“Todos los veranos los instructores de arte de las escuelas nos apoyan para ofrecer los talleres de verano. Por las condiciones actuales solo nuestros especialistas estarán en esas funciones porque ellos deben mantenerse en sus escuelas”.

Espacios fijos dedicados a las diferentes manifestaciones artísticas, conversatorios, transmisiones de la radio base comunitaria y exposiciones de artes plásticas son algunas de las actividades que podrá disfrutar el público arabense en la Casa de Cultura Ninón Mondéjar, en el municipio más oriental de la provincia Matanzas.

SEGURIDAD PARA TODOS

En el caso del museo municipal Clotilde García, puertas adentro sus trabajadores cumplen con las medidas higiénico-sanitarias. La institución se mantiene cerrada al público porque desde el segundo semestre del 2019 está sometida a una reparación.

El cine Yumurí, a partir de su reapertura, mantendrá en cartelera proyecciones de películas para adultos y para niños, así como actividades de participación, siempre priorizando el respeto por las medidas adoptadas.

Con acciones de promoción de disímiles textos y miniferias literarias, en la librería La Literatura igualmente se vela con rigor por el cumplimiento de las orientaciones de las autoridades sanitarias.

En los centros culturales del municipio la rigurosidad de su cumplimiento será controlada sistemáticamente, aseguró Oquendo.

“Es una prioridad cumplir con las exigencias higiénico-sanitarias de acuerdo con la fase en la que nos encontremos. De forma general, nuestros centros culturales trabajarán a mitad de su capacidad y planificarán actividades fuera de sus predios, en salones amplios.

“Se mantendrá el uso del nasobuco, el hipoclorito de sodio para el lavado de las manos, los baños podálicos, el distanciamiento físico y el trabajo a distancia en los casos en que sea factible”.

En la lucha contra el coronavirus es determinante la actitud de cada individuo. Las instituciones culturales del municipio Los Arabos se suman con responsabilidad a los esfuerzos del país por evitar contagios y así mejorar la calidad de vida de la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *