Maternidad saludable en Los Arabos

Entre los principales seguimientos que se le brindan a las gestantes y sus bebés se encuentran las consultas de genética. Desde el momento en que la pareja decide tener un bebé recibe orientaciones, recomendaciones y consultas en la atención primaria de Salud.

Así lo confirma la licenciada Yaisimí Ferro, Máster en Asesoramiento Genético en Los Arabos. “El programa de genética en nuestro municipio brinda atención preconcepcional, es decir, que ofrecemos una consulta donde evaluamos a las mujeres en edad fértil que desean tener un hijo.

“Ahí brindamos indicaciones sobre los factores de riesgo para el futuro embarazo y explicamos la importancia del uso del ácido fólico por los dos miembros de la pareja seis meses antes de la concepción y durante la gestación”.

Con la confirmación del embarazo en la consulta de genética los especialistas brindan la atención prenatal que consta de diferentes subprogramas, “dentro de ellos el programa de ultrasonidos del primer trimestre en los que se buscan signos de enfermedades cromosómicas.

“También el de electroforesis de hemoglobina para descartar la sicklemia en las mujeres y el alfa feto proteína, un marcador de bienestar fetal que detecta algunas malformaciones, principalmente de la pared anterior del abdomen y la columna e igualmente alerta sobre la posibilidad de riesgo de parto pretérmino o condiciones obstétricas que puedan presentarse durante el transcurso del embarazo, que pongan en peligro al bebé”.

Entre las 20 y las 22 semanas la atención primaria de Salud asegura la realización de varios ultrasonidos donde se evalúa, entre otros factores, el crecimiento y desarrollo fetal y se buscan evidencias de defectos congénitos. “Realizamos ultrasonidos alrededor de las 25, las 28 y 33 semanas”.

La atención genética a las embarazadas se extiende hasta las 33 semanas en los casos en que la gestación marche adecuadamente y durante más tiempo si la mujer o su niño lo precisan.

“Volvemos a evaluar al bebé cinco días después de su nacimiento cuando le realizamos la prueba del talón o pesquisa neonatal, un estudio muy importante, pues detecta enfermedades que si se conocen a tiempo puede disminuir el riesgo de retraso mental en el niño gracias a un diagnóstico y tratamiento temprano”.

Cuando el bebé cumple un mes de nacido debe regresar a la consulta de genética, especifica la especialista. “En ese momento se buscan defectos congénitos que no se vean en ultrasonidos y que, con el bebé frente a nosotros, podemos diagnosticarlos”.

La atención genética desde el momento en que la pareja decide tener un hijo es fundamental en la prevención de afecciones que pueden incidir en el óptimo desarrollo de la gestación o del niño. El seguimiento sistemático y de calidad asegura un embarazo más seguro y garantiza el bienestar de la madre y su bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *