Campismo Bacunayagua: aire puro, vida sana

La implementación de medidas y protocolos higiénico-sanitarios en el campismo popular Bacunayagua ha hecho posible el disfrute de más de tres mil 980 matanceros en la etapa estival de 2020 hasta la fecha.
El azul del litoral norte, las amplias locaciones para el esparcimiento al aire libre y la amplitud de las cabañas hacen de la base de campismo Bacunayagua un destino de preferencia para el disfrute familiar en un verano donde mantener al margen la covid-19 ha sido el mayor reto.
Tras meses de pertinente aislamiento social las energías acumuladas exigen ejercicio al cuerpo.
En pintoresco paisaje los jóvenes encuentran numerosas áreas para la práctica de deportes.
En el sano ambiente familiar grandes y chico comparten la mesa mientras juegan dominó.
Aunque el acceso a la playa se dificulta desde el paso del huracán Irma, las aguas cálidas y quietas en la desembocadura del río, cuyo nombre aborigen dio origen al de la instalación, resultan irresistibles para el visitante que espera este deje de ser un tema pendiente en futuras estadías.
Una exuberante vegetación y variada fauna caracterizan el lugar, haciéndolo más atractivo para los amantes del senderismo y la observación de animales.
Juntos por la naturaleza se forjan inolvidables recuerdos para quienes visitan Bacunayagua.
La presencia del especialista en Medicina General Integral (MGI) Jorge Díaz Álvarez y la enfermera Magalys Mesa Pavón, en ciclos alternos, con el también MGI Ernesto Ceballos Padrón y la enfermera Ana María Rodríguez Rodríguez, garantiza la vigilancia clínico-epidemiológica en la instalación para tranquilidad de campistas y trabajadores en este Verano por la Vida cuando Bacunayagua queda en el recuerdo de los campistas como aire puro, vida sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *