Posiciones claras conservan la unidad

En primer lugar, para que quede claro, repudio la actitud mercenaria y con intenciones anexionistas de quienes se reunieron en una casa del barrio San Isidro y simularon una falsa huelga de hambre para manipular a la opinión pública. Rechazo, condeno la conducta injerencista en los asuntos internos de esta nación por parte del gobierno de  Estados Unidos, la OEA y otros entrometidos.

Y también observo ante lo ocurrido, desde mi modesta opinión, que hay muchos canales de comunicación subutilizados en el país, que vivimos momentos de profundos cambios para beneficio de nuestra economía y entonces no solo basta el uso de los medios de prensa.

Como se ha realizado en muchas oportunidades y sirven de experiencia, es adecuado  analizar estos asuntos de interés en colectivos de trabajadores, intelectuales, circunscripciones y organizaciones de masa, lo que permite atender inquietudes, dudas, confusiones y dar respuesta o argumentos para comprender las estrategias de la Revolución.

Es un estilo comunicativo que, en mi criterio, no debe perderse nunca.

Las nuevas medidas traen modificaciones en muchos organismos y empresas, incluso en el sector cuentapropista, que influyen en la vida profesional y hogareña de los cubanos, en su seguridad y futuro, las que deben ser explicadas por la CTC y sus sindicatos y visto en organismos gremiales y así contribuir al esclarecimiento de muchas inquietudes.

Hasta a nivel poblacional deben estimularse los espacios, como las rendiciones de cuenta, para exponer las preocupaciones de la población. De esa manera no puede existir el aquello de no tener un espacio oficial donde decir lo que se piensa acerca de determinado asunto.

Son instrumentos de acercamiento entre emisores y receptores que viabilizan la retroalimentación. En esa sinergia de la información, los canales necesitan diversificarse. Uno de los más grandes éxitos de la Revolución ha sido siempre el intercambio con el pueblo, que llevó a resultados como la aprobación mayoritaria de la nueva Constitución de la República.

No pretendo dar clases ni dármelas de erudita. Pero, como gran parte de la población inmersa en grandes batallas por la independencia de la Patria, valen todos los caminos para fortalecer la unidad del pueblo en torno a nuestro socialismo, que tanto sacrificio ha costado y que tantas oportunidades y garantías sociales también ha propiciado a lo largo de sus 60 años de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *