La Patria es sagrada declaran intelectuales matanceros (+audio)

Con la estrella iluminando sus frentes, intelectuales miembros de la UNEAC en Matanzas expresan sus criterios sobre las declaraciones publicadas por el Ministerio de Cultura, a raíz de los acontecimientos vividos frente a la sede de ese organismo, exponentes de una escalada agresiva contra la Revolución, financiada por el gobierno actual de Estados Unidos y la ultraderecha miamense.

Urgido por la puesta inmediata de la obra “Alicia en busca del conejo blanco”, en el centro cultural Pelusín del Monte, el primero en pronunciarse fue el dramaturgo y director de Teatro de Las Estaciones, Rubén Darío Salazar Taquechel, Premio Nacional de Teatro 2020:

“Creo que siempre es una oportunidad única tener diálogo con cualquiera, dialogar las generaciones, los artistas, los jóvenes, la sociedad, siempre es fructífero. ¡Qué pena cuando lo echan a perder, cuando ese diálogo se ve matizado por cosas que no tienen nada que ver en absoluto!

“Creo que la libertad, la independencia, la soberanía cubana no está en juego, ni antes, ni ahora, ni después. Es algo que tiene que ver con el sentimiento patriótico, con el orgullo de pertenecer a esta tierra hermosa, con una historia extraordinaria.

“Los diálogos no se echan a perder, se tienen de frente, sin poner trabas ni condiciones; dialogar, ¡a ver si aprenden!, es una oportunidad que se perdió y la nota del Ministerio de Cultura es clara. Sobre todo, dice que los encuentros van continuar, pero no con mercenarios, sino con personas que dialoguen con el alma.”

A la primera actriz Miriam Muñoz Benítez, directora del grupo Teatro Icarón, la encontramos unos minutos antes de prepararse para su actuación en el monólogo “Las penas que a mí me matan”. Con esa energía que le caracteriza expresa:

“He pasado todas las crisis de la Revolución cubana y me siento orgullosa cada día que me levanto y lo haré hasta que me muera, porque si no hubiera existido el diálogo, durante estas decenas de años, ese del que tanto ahora se habla, no fuera yo Miriam Muñoz aquí en Matanzas, ni pudiera abrir mi corazón y mi alma para apoyar lo que se apuntala en beneficio de nuestra Patria.

“La Patria no se mancha. Hay personas que pueden tener criterios diversos y eso es respetado. Pero el respeto a uno mismo es importante, porque si uno no se respeta a sí mismo, no venera ni a la Patria, ni a la familia, ni a los amigos.

“He vivido la historia de la cultura cubana y me han ofrecido mucho apoyo. Hay cosas que fallan, no somos ajenos a ello, pero para eso existe el diálogo decoroso, el que merecemos los artistas, los que nos paramos en un escenario a hacer teatro, el teatro que debe defender y promover la dignidad entre los cubanos y el que nos han inculcado nuestros héroes, empezando por Martí, quien nos enseñó que la Patria es sagrada.

“No estoy de acuerdo con los que mancillan la Patria. Esperaba estas acciones ante los acontecimientos suscitados en el barrio de San Isidro que desembocaron en la provocación de la carta que un grupúsculo envió al Ministro de Cultura. Esta no será la última batalla de los cubanos. Hemos pasado muchas, con pandemia, bloqueo y miles de sucesos y en todas hemos salido invictos, porque los cubanos, los que sabemos bien la tierra que pisamos, no tenemos miedo a nadie.”

En los predios de la galería El Retablo, abordamos al maestro del diseño y escenógrafo de Las Estaciones, Zenén Calero Medina, Premio Nacional de Teatro 2020, quien considera:

“Apoyamos la nota del Ministerio de Cultura, porque estamos aquí en Cuba, realizando lo que queremos hacer. Siempre hemos tenido la posibilidad de consumar los proyectos que deseamos y nos han ayudado. Es el momento en que debemos pensar que el trabajo no solo es gracias al talento propio del artista, sino a este se le suma el apoyo gubernamental, de los colegas y la acogida que nos brinda nuestro pueblo.”

Desde el centro cultural La Aurora, Luis Octavio Hernández, miembro de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas, artista de la plástica y director del grupo Palma, responde a nuestra interrogante y de forma elocuente indica:

“La declaración del Ministerio de Cultura es transparente. No cierra jamás, como nunca lo ha hecho, las puertas al diálogo con todos los que tienen criterios dentro de la Revolución, para defenderla y perfeccionarla. Es un derecho que poseen igual nuestros jóvenes.

“Lo que no se puede permitir es legitimar a quienes se pliegan a los designios del imperio, desde una forma tan grosera, a que se abogue por establecer un tipo de relación que no se acepta. El único posible es la posición firme en defensa de nuestros valores.”

Son las voces de los intelectuales matanceros en respaldo a las declaraciones del Ministerio de Cultura de Cuba, que aseveran que no se reunirán con personas ni medios de prensa financiados y apoyados por Estados Unidos y sí con quienes se comprometen con la soberanía, la independencia de Cuba y su proyecto de justicia social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *