Del rebrote y sus culpables

Cuba se encuentra en pleno rebrote de la pandemia de la covid–19 y la Dirección Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública adoptó nuevas medidas para contenerla. El año 2021 empezó con un alza considerable en el número de contagios.

El parte del 14 de enero de 2021, por ejemplo, presentaba 505 nuevos casos. Una cifra impensable para el año 2020, en cuyo mes de abril, el día siete, Cuba presentaba solo 61 casos. Número que en aquel entonces parecía enorme.

Entonces un grupo de personas ha salido a la carga en redes sociales para culpar del actual rebrote al de siempre, al Gobierno cubano. El argumento va en torno a que las nuevas medidas para contener el rebrote son más flexibles o que no tienen la rigurosidad del año pasado.

Para entender esto hay que retroceder a inicios de la pandemia en 2020. Pese al lapso inicial en el que se intentó ser precavidos sin afectar tanto la economía, Cuba adoptó medidas de peso que permitieron mantener bajos los números de contagio.

Pesquisas diarias, atención diferenciada a la población de riesgo, creación de centros de aislamiento para casos sospechosos y contactos y una total cobertura de información al tema covid-19 son solo algunos ejemplos de cuán en serio se tomó Cuba la pandemia.

Esto justifica que el 10 de abril de 2020, Cuba, con once millones de habitantes, presentara un parte de 56 nuevos contagios y un fallecido y un país desarrollado como Bélgica, con similar cantidad de habitantes, anunciara mil 684 contagios y 496 muertes. El 31 de diciembre de 2020 Cuba acumulaba doce mil 056 casos y Bélgica 646 mil 496.

¿Entonces qué pasó en 2021?

Cuba se encuentra en plena Tarea Ordenamiento, que incluye la unión monetaria y una serie de reformas económicas, salariales y de precios que requieren de productividad. Sería impensable darle el mismo tratamiento a la economía y al comercio que el año pasado. Hay que trabajar y producir, a la par que se mantienen las medidas para prevenir la covid–19.

Pero después de un año las personas deben estar más preparadas y tener percepción de riesgo. La covid–19 ya no es una pandemia desconocida proveniente de un país lejano. Es una realidad que hay que enfrentar y a la que además nuestro pueblo sabe cómo hacerlo.

Debemos cuidarnos y cuidar a nuestra familia. Usar siempre el nasobuco, lavarnos las manos constantemente y extremar las medidas higiénico-sanitarias. Pero decir esto a estas alturas es repetirme. Sabemos lo que hay que hacer, conocemos el protocolo de Salud.

La culpa no es del Gobierno cubano, es de todos y cada uno de nosotros. La única vacuna que poseemos contra la covid-19 es la disciplina y el cuidado. Con el nuevo año no desapareció la pandemia. Seamos responsables, cuídate y cuida a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *