Estudiantes en el umbral de la Ciencia (+audio)

Esta vez Lorien, en lugar de su bata blanca de estudiante, viste un colorido traje de payasa. Pero ni siquiera las rebeldes motonetas, la perfecta nariz roja y esa inquebrantable sonrisa dibujada sobre el nasobuco, logran esconder su pasión por las Ciencias Médicas.

 

Como parte del Proyecto Comunitario Luces y sueños, la alumna de tercer año de Medicina se disfraza de payasa terapéutica para regalar alegrías a los pequeños durante el aislamiento social. Participa así junto a otros de sus compañeros en la investigación desarrollada por la Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas con el objetivo de identificar el impacto psicológico del confinamiento social ante la covid-19 en los más pequeños.

“Desde mi ingreso a la casa de altos estudios el vínculo con la actividad científica me ha ayudado a desarrollar y fortalecer diferentes habilidades (…) a lo que se suma trazar estrategias para resolver problemas de relevancia”, asegura.

Para Lorien Rodríguez Sánchez aportar desde temprano a su carrera es una forma también de celebrar, este 15 de enero, el Día de la Ciencia Cubana. Como ella, muchos alumnos del ramo se convierten también, desde la investigación, en protagonistas del festejo que el presente año tiene su sede en esta provincia.

UNIVERSIDAD, CIENCIA Y SOCIEDAD

“La investigación constituye prioridad para el quehacer de nuestra universidad desde la interrelación entre sus procesos sustantivos. Los grupos de trabajo científico estudiantiles se insertan en los proyectos de investigación que responden a líneas de Salud priorizadas. De esta manera contribuyen a la solución de problemas prácticos desde un pensamiento científico”, explica la Máster en Ciencias Lena Alonso Triana, directora de Trabajo Educativo y Extensión Universitaria.

 

“La covid-19 significó un impulso para la Ciencia y las nuevas maneras de hacer e integrar prácticas dirigidas a la prevención de enfermedades y el trabajo con grupos vulnerables desde la comunidad extrauniversitaria. La Extensión, mediante proyectos comunitarios, movimientos estudiantiles y el quehacer de las cátedras multidisciplinarias, instrumentó un grupo de acciones modelando nuevas maneras de hacer ciencia, entre las que se destacan las investigaciones vinculadas a la Educación y la Psicología”, agrega.

Como un factor de cambio los alumnos matanceros estrechan los vínculos entre la sociedad y la academia, al tiempo que ponen en alto el papel de la Ciencia. Así lo evidencia su participación en proyectos como Jóvenes por una longevidad satisfactoria, Amazonas ante la covid-19, Conviviendo con la diabetes, Impacto psicológico del confinamiento en los niños y Una mirada desde el enfoque de género.

MÁS ALLÁ DEL PESQUISAJE

Desde que comenzaron las labores de pesquisaje en el país para enfrentar la covid-19, Ana Laura se incorporó a dicha tarea junto a sus compañeros de estudio a pesar de los temores frente a la pandemia. Mas, a las intensas jornadas de puerta en puerta cuando el proceso docente no se detuvo, la alumna de segundo año de Medicina sumó las vivencias como miembro del proyecto Multidisciplinario de Enfermedades Crónicas Jóvenes por una longevidad satisfactoria.

Así vinculó el proyecto con su trabajo como pesquisadora y no solo comprendió la importancia de la paciencia y la habilidad de escuchar, pudo “aportar a esta investigación con el objetivo de valorar el impacto psicológico de la pandemia en los ancianos. Fue una experiencia muy peculiar y gratificante, pues (…) tuve la oportunidad de acercarme más a ese grupo de la sociedad y conocer las principales inquietudes del mismo”, confiesa.

Dicho proyecto incluyó un grupo de acciones para potenciar el bienestar psicológico y acompañamiento en los ancianos, donde los jóvenes universitarios como mediadores en el proceso realizaron actividades conjuntas con este grupo etario, ejercicios físicos o de relajación desde casa, lectura y discusión de libros, etc.

De este modo la práctica de valores humanos como la solidaridad, el humanismo y la responsabilidad no solo enriquecen el trabajo científico de la institución, sino se convierten en una fortaleza para los diferentes grupos de impacto y los propios estudiantes.

ESPERANZA VS PANDEMIA

“Participar en las actividades contra el cáncer y visitar a los pacientes oncológicos ha sido lo más hermoso que he vivido, ante la posibilidad de llegar a los corazones de estas personas, llevarles luz, ver cómo crece en ellos la esperanza y la fuerza para seguir luchando”, resalta Daniela Lantigua Lozano, quien también cursa la carrera de Medicina.

 

Con intervenciones en el Hospital Oncológico de la provincia este otro proyecto ha ofrecido recursos psicológicos y acompañamiento emocional en medio del distanciamiento social a pacientes operadas de cáncer de mama.

Como destaca la MsC. Dania Díaz Díaz, una de las autoras de las Amazonas ante la covid-19, tales acciones permiten el tratamiento de temas como el autocuidado y la resiliencia bajo la premisa de que el arte también salva.

“Con el apoyo del movimiento de artistas aficionados y la Cátedra de la Mujer, de la Universidad, se trabaja en función del bienestar psicológico en pacientes operadas de cáncer de mama y cérvico-uterino, ante la presencia de estados emocionales negativos que atentan contra su equilibrio emocional”, afirma.


Asimismo, las investigaciones realizadas durante la etapa pandémica y de aislamiento social encaminadas a identificar estados negativos en adultos mayores diabéticos y la proyección de acciones para mejorar su bienestar psicológico, arrojaron valiosos resultados.

 

Al respecto, la profesora Maylin Ugalde Pérez enfatiza: “Tales estudios incluyeron la aparición de un espacio radial dedicado a estos temas de interés con el objetivo de contribuir al adecuado equilibrio de los pacientes que padecen dicha enfermedad, así como un mejor afrontamiento de la misma”.

La inserción de los alumnos en estos análisis va más allá de la aplicación de encuestas para conocer las preocupaciones de los pacientes, también los motiva a participar en fórum científicos y conferencias magistrales, en aras de profundizar en las investigaciones y enriquecer con ellas su campo de estudios, así lo manifiesta Pablo Elizalde, quien cursa tercer año de Medicina.

El incremento de la violencia de género en medio del contexto actual y el diseño de acciones para su prevención ha sido otro de los temas sujetos a estudio en la Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas, añade Yalenis Velazco Fajardo, Máster en Ciencias del Capítulo Matancero de Psicología de la Salud, quien también resalta la participación estudiantil.

Mientras, Mónica Reyes Tápanes, una de las alumnas del proyecto, manifiesta: “La violencia en todas sus manifestaciones es un fenómeno complejo, cuyo abordaje sobrepasa los límites de un sector específico y por ende conlleva una atención integral y multidisciplinaria. Este proyecto de investigación me ha permitido un mayor acercamiento a la temática, la interacción directa con las víctimas, así como herramientas desde la atención psicológica para tratar a estas personas”.

Cada uno de estos proyectos y aquellos que faltaron por mencionar constituyen un espacio propicio para la formación temprana de los futuros profesionales de la Salud y su acercamiento al umbral de un camino indisolublemente ligado a la Ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *