La presión de VM32

La última vez que un equipo de béisbol de Matanzas consiguió un título nacional, allá por el año 1991, bajo la dirección del limonareño Gerardo Sile Junco, la alegría fue desbordante, sencillamente, la pelota es como el café mañanero para el cubano. El referido gallardete fue el quinto en la historia de la provincia en 30 años desde el inicio de las Series Nacionales en Cuba en 1961, dos con el equipo Citricultores y tres con el de Henequeneros.

Leer más
1 2 3 4