Ante la relativa ausencia del hombre en las playas, las aves marinas pueden apreciarse en su máximo esplendor. Foto tomada de todofondos.com

Los dueños de la playa

Corre nuestra tímida temporada de frío y las playas cambian de dueño. El ser humano desaparece casi por completo de ellas y las singulares aves de mar lo colman todo: confianzudas, descaradas, hermosas, vuelan de un lado a otro, caminan allá o acullá, descansan en las aguas que cualquier termómetro cubano calificaría de «gélidas».

Leer más
1 2 3 4