ETECSA: en sus colas el último NO ríe

Eran las 8: 00 a.m. Apenas comenzaba mi segunda semana de trabajo cuando decidí comprar un cupón de recarga para el teléfono. Creí que me alcanzaría el tiempo para realizar dicha operación y en una hora estar presente en la reunión de mi centro laboral, pero sin dudas me equivoqué. Pedí el último, claro. ¡Cómo pasar por alto esas palabras

Leer más