A tu maestro, quiérelo siempre

“… a tu maestro (…) quiérelo cuando es justo y cuando te parece que es injusto, cuando está alegre y se muestra afable y cuando lo ves triste. Ámalo siempre. Pronuncia siempre con respeto este nombre de maestro que, después del de tu padre, es el nombre más dulce que un hombre puede dar a un semejante.”

Leer más
1 2 3