“Meli, ese señor es Pancho Soriano…”

Recuerdo haberlo visto por primera vez hace muchos años, era aún una niña y no sabía de la magnitud e importancia de sus conocimientos, pero de algo estaba convencida: aquel hombre que había pasado por mi lado era muy valioso porque cuando su voz se escuchaba por la radio todos en mi casa me pedían silencio y se acercaban a escuchar.

Leer más