La enfermera que sobrevivió a la tuberculosis, el Titanic, el Britannic y un choque entre dos buques

«Me ordenaron que subiera a cubierta. Calmos, los pasajeros paseaban. Me reuní con otras camareras, mirando a las mujeres que abrazaban a sus esposos antes de bajar a los botes con sus hijos. Un poco después, un oficial del Titanic nos ordenó que abordáramos el bote para mostrarles a otras mujeres que era seguro. A medida que el bote descendía, un oficial me dijo: «Señorita Jessop, tenga. Cuide a este bebé». Y me arrojó un bulto al regazo. Era un hermoso bebé que abracé para darle calor en la helada noche del Atlántico Norte».
(De su diario personal, luego convertido en libro)

Leer más
1 2