En tierra de África abrazada por el mar

Para los cubanos es el mar no solo espacio inmenso y hermoso que abraza a la Isla con sus aguas, es símbolo de identidad que une, significado que se amplifica para quienes como George D. Suárez Mercier crecieron cerca de la hermosa playa de Varadero.

Luego de 15 días de aislamiento, el joven médico matancero se anima con la noticia de que combatirá la Covid-19 en un municipio de Sudáfrica bañado por el océano; por la dimensión del territorio el mar no le quedará tan cerca como para escucharlo, pero le es grato saber que tampoco se encuentra extremadamente lejos.

«Después de la cuarentena requerida para descartar padecimiento estamos bien, con el ánimo por las nubes, listos para empezar en el trabajo -aseveró por vía digital el galeno integrante de la Brigada Henry Reeve-, colaboraré en Kwazulu Natal, un municipio costero, el tercer lugar entre sus homólogos por el número de contagiados   con el nuevo coronavirus, con más de mil 400 casos positivos.

«Trabajaremos un equipo de profesionales cubanos de la Salud en el hospital de Pieter Marisburg, institución que al parecer la dedicarán al tratamiento de los contagiados con la Covid-19» -añadió el joven médico que se anuncia listo para comenzar la batalla.

Como integrante del Contingente Médico Internacional de Emergencias Henry Reeve, contribuirá el especialista en Medicina General Integral a salvar vidas en Sudáfrica y aunque no pocos kilómetros lo distancian de su suelo, George D. Suárez Mercier se propone enaltecer la Patria con su esfuerzo, en un país que también tiene el abrazo del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *