José Martí, hombre que da luz de aurora

“Hasta muertos, dan ciertos hombres luz de aurora”. A 125 años de su caída en combate José Martí es la misma luz, asegura Mirta Rodríguez Arregoitia, historiadora que acude a las palabras del Maestro para honrarlo y, como disímiles usuarios, hoy evoca en las redes sociales su impronta vigente.
¿Dónde está esa luz y dónde más hace falta? Allí donde más necesaria sea en nuestra Patria –asegura la profesora ante la pregunta-, en cualquier lugar, en cualquier reunión, en cada centro hospitalario para apoyar a los médicos y personal paramédico, así como a quienes deben exigir (empezando por exigirse a sí mismos como lo hizo el Apóstol) el cumplimiento del deber.
Este 19 de mayo los homenajes al Héroe Nacional de Cuba afloran en circunstancias distintas, el país llama a ser útiles casa adentro, a salir solo cuando sea necesario, pero no faltan los mensajes de respeto, las rosas blancas, los actos nobles que expresan la vitalidad de las ideas martianas.
Y donde el trabajo continúa porque es indispensable también se manifiesta el gesto de homenaje, como en la Universidad de Matanzas, donde quienes colaboran en el centro de aislamiento establecido allí para combatir la Covid-19 ofrendaron flores, versos, canciones y aplausos ante la imagen del Maestro.
Luz de aurora, luz para comenzar, para continuar, nos da José Martí constantemente, porque está en cada gesto solidario, cada acto altruista o acción educadora, en todo criterio honrado y constructivamente crítico; porque debe estar donde se precisa lo justo, el bien para todos, como dice la «profe» Mirta: así, para ganar la gran batalla de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *