“He llegado a un lugar feliz”

JAGÜEY GRANDE.- A mediados de 1976 Cuba presentó ante el CAME el Programa de Cítricos que contemplaba el suministro de naranjas, toronjas, mandarinas y limones a los, en aquel momento, países socialistas. Se abría así una nueva era en la historia y comercialización de los cítricos cubanos no limitada únicamente a la fruta fresca, sino también a los productos industrializados y derivados.

De las 16 visitas del líder histórico de la Revolución Cubana a Jagüey Grande después de 1959 once fueron por motivos citrícolas. Una de ellas, tal vez la más trascendental, ocurrió el 25 de junio de 1976. Justo un mes antes la sede de la Dirección de la Empresa, en la finca San José, conocida comúnmente por el Puesto de Mando, quedó cercada con malla “perle” como parte de los preparativos para recibir a los delegados a la 44 Reunión del CAME que visitaron la entidad el 26 de ese mes.

Duque los recibió en el salón de reuniones e hizo una pormenorizada explicación del proyecto en curso y sus perspectivas. Recorrieron algunas plantaciones de la Granja 1 y la Escuela Secundaria Básica en El Campo (ESBEC) Primer Congreso.

Como parte del programa de viviendas concebido por Fidel para eliminar bateyes y otros asentamientos en el territorio de la empresa, días antes de la visita se trasladaron hacia sus nuevas moradas en Torriente y Jagüey los vecinos de la finca Chacón, muy próxima a la nueva sede de la dirección de la entidad.

Muy pocos conocían de la posible visita del Comandante y al fin llegó el día, fue un miércoles. Algunos lo esperaban en un helicóptero, pero entró por carretera. Al bajarse del “jeep” que lo traía saludó a los presentes, no eran muchos; Duque salió a su encuentro y lo saludó como de costumbre. Fidel le puso su mano en el hombro y dijo: “He llegado a un lugar feliz”. ¿Por qué esa frase?

Porque Duque, fiel discípulo de Fidel, cumplía al pie de la letra sus orientaciones con una gran disciplina tecnológica, lo cual Fidel había apreciado con creces en sus visitas anteriores. En esa frase el Comandante expresó el orgullo, la admiración, el respeto y el reconocimiento por los que crean, por los que aman y sueñan, por los que salvaguardan y construyen. Ese lugar feliz era su empresa, el fruto de su iniciativa, aquella que en junio de 1967 puso en manos de Félix Duque al decirle: “Aquí tienes combate nuevo para largo rato”.

El pasado día 14 de junio se cumplieron 53 años de citricultura revolucionaria. ¿Qué mejor homenaje pudiera dar el pueblo jagüeyense, y en particular la Empresa Agroindustrial Victoria de Girón, a esos dos Comandantes que no sea el de garantizar la continuidad multiplicada de esta obra productiva y científica? ¡Hagamos nuestro ese homenaje, continuemos adelante con pasos firmes inspirados también en los principios de “ser continuidad” y “pensar como país”

Colaboración especial de Horacio Mederos Acosta/ Radio Victoria de Girón

2 comentarios

  • irma caceres amores

    Asi me sentia yo de feliz cuando Rogelito o Perdomo me visitaban en la Granja Nro. 6, aunque fuera para que me critaran, era la unica forma de aprender y especialmente porque escucharon siempre mis ideas y apoyaron mis decisiones. Rogelito para su evaluacion anual siempre le decia a Mayra la Jefa de cuadros que mi opinion sobre el era impresindible, por eso tan simple yo era plenamente feliz.

  • Juan Carlos Subiaut Suárez

    Tuve el honor de estar entre los participantes del acto, apenas dos años después, para la conmemoración del logro productivo de tres millones de quintales de cítricos. Recuerdo el orgullo de Duque y de Rizo ante la felicitación del Comandante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *