Judocas matanceros sin renta en Doha

fCuba se despidió con una discreta actuación del Torneo de Maestros que tuvo por escenario a la ciudad de Doha, capital catarí. 
El equipo cubano de judo viajó a suelo árabe con seis representantes, tres en cada sexo, ubicados entre los 36 mejores del mundo, aval necesario para participar en el exigente torneo.Sin embargo, solo Maylin del Toro en la categoría de 63 kilogramos y Kaliema Antomarchi en los 78 kilos pudieron ganar al menos un combate, para anclar ambas en el séptimo escaño de sus respectivas divisiones.

La estelar superpesada Idalys Ortiz volvió a los tatamis luego de casi un año sin participar en torneos oficiales del crcuito mundial, pero el regreso no pudo ser más gris al sucumbir sorpresivamente en su primer duelo ante la novel francesa Romane Dicko, algo que no le ocurría desde febrero de 2016.

En el sector varonil, los tres cubanos cayeron en los pleitos iniciales. Los matanceros Magdiel Estrada, Iván Silva y Andy Granda no lograron la meta de afianzar o mejorar sus puestos en el ranking olímpico, cuyo cierre está previsto para el 28 de junio y es la única posibilidad de estar en la cita bajo los cinco aros este año en Tokio.

El colombino Silva, subcampeón mundial de 2018, cedió en menos de dos minutos en su debut ante el alemán Eduard Trippel, quien le propinó un fulminante ippon que lo sacó del torneo.

Mientras, en los 73 kilogramos, Magdiel Estrada no avanzó más allá de su primera pelea cuando cayó ante el italiano Fabio Basile en solo 49 segundos. El natural de Jovellanos cosechó apenas 200 unidades por su participación y mantendrá el puesto 32 en el listado olímpico, válido para entrar en las plazas por cuota continental.

En el cierre, Andy Granda(+100 kg) tampoco logró permanecer en el certamen al perder en apenas un minuto y nueve segundos ante el joven georgiano Gela Zaalishvili, número 14 del escalafón universal.

Desde la Lusail Multipurpose Sports Arena, cerró sus cortinas el Másters de Judo, con el cumplimiento de estrictos protocolos sanitarios y cuya convocatoria incluyó la presencia de 398 judocas de 69 países, entre los que figuraron varios medallistas olímpicos y mundiales.

Ahora el judo cubano centrará su preparación en suelo antillano, en espera de futuros eventos dentro del calendario competitivo que les permitan asegurar la mayor cantidad de plazas hacia la cita estival en Japón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *